La plantilla anuncia protestas en la residencia de Oña

S.F.L.
-

Los trabajadores denuncian la falta del personal pactado en la mesa de negociación y avisan de que a partir del 1 de septiembre retoman las reivindicaciones

La plantilla anuncia protestas en la residencia de Oña

La residencia para personas mayores de San Salvador de Oña adolece de falta de personal en los últimos meses y se avecina un otoño caliente. Siguen sin cubrirse dos plazas de auxiliar a media jornada y una a tercio. La de terapia ocupacional sigue vacante desde principios de año, a pesar que, según la dirección del centro, se haya solicitado un trabajador. 
Por ello, los empleados piden al comité de empresa de la Diputación que se haga eco de las reivindicaciones y les acompañen el próximo 1 de septiembre, coincidiendo con las fiestas de la residencia, al comienzo de nuevas protestas regulares en la puerta del centro.

Como consecuencia de esta carencia se suceden los accidentes de trabajo, las bajas entre los empleados y también contingencias entre los usuarios. La última, una residente de nuevo ingreso, que sufrió una grave caída hace unos días. Coincidió que en el asilo faltaba el médico, una enfermera y el auxiliar de enfermería de refuerzo. 
El diputado de Personal, Lorenzo Rodríguez, que acudió al centro el mes pasado, conoce de boca del director médico y la dirección administrativa esta situación insostenible, y según los empleados, a fecha de hoy «no se ha tomado ninguna medida resolutiva». Los trabajadores Álvaro Gallo Linaje, Jorge Guinea Alonso y Fructuoso Martínez Hoz, en representación de los pabellones de Psiquiatría, Geriatría y Servicios Varios (limpieza, cocina, lavandería), respectivamente, manifiestan que los auxiliares de enfermería «viven bajo la presión constante de médicos y enfermeros» por los percances que puedan surgir, obligándoles, por falta de personal, «a tomar medidas de contención con los usuarios» para evitar caídas, golpes y vagabundeo. «La falta de protocolos claros de actuación y la elevada tasa de temporalidad va en detrimento de la calidad asistencial», añaden. 
En relación a los servicios de limpieza, lavanderías y cocina están asfixiados por la falta de sustitución de permisos y licencias y el caos organizativo de los mandos intermedios. «En noviembre se pactó en la mesa de negociación un personal que no ha llegado», afirman los representantes. Consideran que es necesaria la incorporación de un cocinero más, una enfermera, refuerzos de auxiliares de enfermería y cobertura de los tercios por reducción de jornada, así como la sustitución de bajas y permisos; la sustitución por personal cualificado de la baja de larga duración inminente de la dirección administrativa y la realización de protocolos de actuación para los auxiliares e información suficiente para dar un servicio seguro.