scorecardresearch

Un abrazo de salvación

R.E. MAESTRO
-

Los vecinos de Mazuela reúnen 13.600 euros para restaurar su iglesia y logran superar así el objetivo mínimo de 10.000 euros que se habían marcado. Ayer rodearon todos juntos el templo del siglo XIV a modo de celebración

Foto de todos los asistentes tras el acto de celebración. Conservar su patrimonio, motivo de orgullo. - Foto: Patricia

«Es lo único que tenemos en el pueblo, si no hay misa para Mazuela...», comenta Araceli Puente, que vive allí todo el año y ahora ve con ilusión el futuro de la iglesia de San Esteban Protomártir después de que la campaña de crowdfunding haya conseguido superar el objetivo mínimo de 10.000 euros que se habían propuesto para salvarla. Habitualmente viven allí una treintena de vecinos. Pocos pero bien avenidos y admitiendo gente, tal y como reconocen. Se han unido y han conseguido ya una cifra que asciende a los 13.600 euros con el apoyo de 163 colaboradores. Aunque creen que además del dinero, fundamental para las reformas necesarias, uno de los aspectos más importantes pasa por «hacer comunidad, una piña», ya que el pueblo no ha parado de trabajar por un mismo objetivo. Y, para celebrarlo, ayer rodearon el templo del siglo XIV con un gran abrazo.

Se ha cumplido el objetivo mínimo, puesto que el máximo fijado resulta «muy ambicioso» al alcanzar los 40.000 euros y «salvo que haya por aquí un mecenas escondido y entregue el dinero será difícil», comenta María del Mar Valdivielso, impulsora de esta campaña. Ahora el objetivo consiste en lograr todo lo que se pueda hasta el próximo lunes 13 de septiembre a través de la plataforma de Hispania Nostra, ya que aún faltan varias bóvedas que no quedaron terminadas del todo cuando se hicieron, las nervaduras de las columnas que por la piedra caliza se han ido desintegrando y deterioros en paredes y bóvedas de las goteras de cuando la cubierta no estaba bien, el suelo, la puerta... y todo ello sin tener en cuenta el altar mayor.

Se pretende «hacer lo básico para que no se nos hunda como se están hundiendo muchas iglesias», explica Valdivielso, ya que una vez que eso ocurre no hay manera de solucionarlo posteriormente. Según la cantidad de dinero que consigan definitivamente optarán por hacer unas cosas u otras tras hablar con el nuevo párroco de la localidad así como con el constructor (...).

(Más información, en la edición impresa de Diario de Burgos de este lunes o aquí)