El precio de la gasolina en España está entre los más caros de la UE

europa press / madrid
-
El precio de la gasolina en España está entre los más caros de la UE

Competencia advierte de que el incremento del coste del barril del petróleo se traslada a los surtidores de hidrocarburos a más velocidad cuando se incrementa que al descender

Llenar el depósito del automóvil actualmente en España supone un lujo. La opinión pública consumidora de carburantes considera que el precio que pagan en las gasolineras es excesivamente caro. Además, estos clientes están convencidos de que las compañías se apresuran a elevar las tarifas cuando el petróleo sube, mientras que hacen oídos sordos cuando las mismas descienden.
Así parece entenderlo también la Comisión Nacional de la Competencia (CNC), que no solo certifica que los precios de los carburantes en España excluidos de impuestos están entre los más altos de la Unión Europea, sino que conforma la existencia de «asimetrías en la velocidad de ajuste de las tarifas». La Comisión advirtió ayer de que el mercado de distribución de carburantes en el país se caracteriza por un «nivel insuficiente de competencia efectiva» y por unos márgenes y precios del combustible antes de impuestos entre los mayores del continente. En concreto, España es el tercer país con tasas antes de impuestos más elevadas para el caso de la gasolina 95, solo por detrás de Dinamarca e Italia, así como el sexto en el caso del gasóleo, por detrás de Grecia, Finlandia, Portugal, Italia y Dinamarca.
Por este motivo, el organismo consideró urgente la puesta en práctica de las recomendaciones ya efectuadas en su informe de marzo de 2009. Las conclusiones de este nuevo estudio no hacen sino «reforzar notablemente» las impresiones de la CNC y de los consumidores.

Cohetes y plumas. Así, indica que durante 2011 las tarifas se situaron por encima de la media comunitaria y de las registradas en economías de tamaño comparable a la española.
Competencia también ha analizado si el incremento del coste en los mercados internacionales se trasladan a los aumentos en los surtidores a más velocidad que las bajadas de precios. El estudio ha encontrado «asimetrías» entre 2005 y 2011. Estas diferentes velocidades de asjuste se aprecian «de forma clara» en el caso de la gasolina 95 y de forma «débil» en el del gasóleo. Estas asimetrías se denominan coloquialmente fenómeno de cohetes y de plumas, en alusión a lo rápido que se trasladan las subidas y lo lento que lo hacen las bajadas.
 
SUBIDAS.
Entre febrero de 2011 y febrero de 2012, los precios antes de impuestos de la gasolina aumentaron un 21% y los del gasóleo lo hicieron un 16%. Esta evolución al alza se produjo en todos los países europeos, si bien «en España este incremento ha sido especialmente intenso respecto al ocurrido en la eurozona», adviertió el organismo.
En cuanto a la dispersión de precios entre las diferentes provincias, Competencia asegura que el fenómeno ha ido en aumento y que las diferencias alcanzan ya los 4,5 céntimos el litro en el caso de la gasolina y los 5 céntimos en el del gasóleo. Para ambos combustibles, las tres provincias con mayores precios son Castellón, Alicante y Valencia, mientras que el trío con menores desembolsos son Lérida, Huesca y Navarra.
El precio del litro de gasóleo ha aumentado un 0,3% en el inicio de las vacaciones de verano, mientras que el de gasolina se mantiene en los niveles de la semana pasada. En concreto, el de diésel alcanza los 1,285 euros y registra su primer aumento tras siete semanas consecutivas a la baja. Este combustible cuesta ahora lo mismo que en enero, pero un 3,4% más que en la misma semana del año anterior.
En el caso de la gasolina, su precio llega a 1,348 euros, lo que supone el mismo nivel que la semana pasada, después de cuatro semanas seguidas disminuyendo. La gasolina cuesta un 4% más que a comienzos de año y un 2,9% más que en la misma semana del ejercicio pasado.