Herramientas informáticas contra la exclusión social

SPC
-
Presentación de los resultados del Proyecto europeo PACT de innovación en Servicios Sociales. - Foto: Ical

La Consejería de Familia presenta el resultado del PACT, un proyecto europeo que ha investigado casos reales para mejorar la colaboración entre profesionales públicos y del tercer sector

Un 65 por ciento de las personas vulnerables participantes en el proyecto europeo PACT sobre innovación en la prestación de servicios sociales ha logrado mejorar sus condiciones de vida. Así lo puso de manifiesto hoy la consejera de Familia, Alicia García, en una jornada en Valladolid donde expuso los resultados de una iniciativa que Castilla y León presentó hace tres años y la Unión Europea decidió seleccionar para su financiación entre más de 1.300 peticiones, según informa Ical.

“Lo que hemos tenido en cuenta son las capacidades de estas personas además de sus carencias, sus oportunidades y no sólo sus límites y por ello los resultados son satisfactorios para ellas y para otras que pueden estar en su misma situación”, indicó. De esta forma resaltó el buen resultado obtenido al permitir trabajar con entidades del tercer sector del medio urbano y rural “pero también con personas y casos reales, como 184 perceptores renta garantizada, sacando evidencias y resultados objetivos sobre la situación de vulnerabilidad que viven”.

García recordó que se han investigado mejoras en soluciones innovadoras y de inclusión social a través de los planos organizativo, metodológico y proactivo-preventivo en la atención a las personas en exclusión o en riesgo de estarlo, a través de la Red de Protección de la Comunidad. La Consejería ha liderado este proyecto de investigación en asociación con los ayuntamientos de León, Salamanca y Valladolid, la Diputación de Valladolid, la Universidad de Valladolid (UVa), y una veintena de entidades diferentes pertenecientes a la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en Castilla y León (EAPN).

La consejera expuso que se han dado “saltos de calidad” en coordinación, innovación y atención a las personas más vulnerables. Las implicaciones y resultados se han trasladado a la normativa de la Comunidad, que ya contempla la metodología y la coordinación del trabajo público y privado en temas como la valoración, el plan individual de atención, el profesional de referencia, la colaboración entre profesionales del sistema público y entidades privadas y compartir información.