Listas en 2023 las urbanizaciones de Fuentecillas II y Norte

C.M.
-

Las 3 empresas que integran la UTE se han comprometido a ejecutar las obras pendientes o a materializar en dinero la central de basuras o el centro social

Imagen del sector S-7, donde están los restos de la antigua ermita de las Rebolledas. - Foto: Valdivielso

Las urbanizaciones inacabadas de los sectores S-7 Fuentecillas Norte y S-8 Fuentecillas II se retomarán y tendrán que estar concluidas en 2023. Ese es el acuerdo alcanzado entre la unión temporal de empresas adjudicatarias y el Ayuntamiento después de que el que se logró hace un año no se consiguiera firmar al no haber finalizado el concurso de acreedores de una de las empresa que la integraban. 

El Consejo de la Gerencia de Fomento ha ratificado el convenio con las tres empresas ‘supervivientes’, una vez que se han repartido de los derechos y deberes de las otras tres. "El compromiso es que deben estar concluidas las obras a los cuatro años de la aprobación del acuerdo por la Junta de Gobierno Local", explica el concejal de Fomento, Daniel Garabito. 

La UTE estaba formada por seis empresas : Excavaciones Saiz, la Cooperativa Cuatro Olmos, Urbelar, Copsa, MBG Ingeniería y Arquitectura y Arquitecto Hipólito García pero tras los concursos únicamente se han quedado las tres últimas. El coste de la urbanización del S-7 fue de 12.580.700 euros pero falta por ejecutar 2.388.700 euros (sin IVA) que corresponden a la construcción de la central de recogida neumática de basuras (937.264 euros), una parte de la urbanización (630.795), la recuperación de fachada de la ermita (192.608 euros) y la construcción de un centro de barrio y la realización de arte urbano (628.034). 

Las obras de urbanización pendientes se realizarán en cuatro anualidades y la recuperación de la ermita se ejecutará en 2023 mientras que se descarta construir la central de recogida neumática de basuras, que se compartía con el S-8, dado que solo es rentable si hay muchas viviendas y todavía se tardará tiempo en edificar, de modo que la UTE ingresará el dinero de su coste en las arcas municipales así como también el de la edificación del centro social o en su caso en edificabilidad residencial.

La urbanización del sector S-8 se cifró en 4.440.000 euros y quedaron obras pendientes por 1.51.740.00 euros que corresponden a la demolición de las naves de Juan Gil  (55.000 euros), las indemnizaciones a Arroyo del Sauce y Juan Gil (476.910), la central de basuras (217.000), urbanización pendiente (703.680) y arte urbano (60.100). El compromiso es demoler las naves y ejecutar la urbanización pendiente mientras que el montante de la central de basuras y el arte urbano se pagará al Ayuntamiento. "Las empresas se han comprometido a completar las obras en cuatro años", señala el concejal Julio Rodríguez Vigil.