Detenido por incitar a su perro a morder a un hombre

DB
-
Detenido por incitar a su perro a morder a un hombre - Foto: Jesús J. MatÁ­as

La Policía Nacional ha arrestado a un joven de 22 años que azuzó a un can peligroso a un invididuo que no le dio tabaco. Un agente municipal observó la agresión, reconoció al dueño del animal y eso posibilitó su captura

La Policía Nacional ha detenido a B.T, de 22 años y residente en esta ciudad, como presunto autor de un delito de lesiones. La agresión fue observada por un agente de la Policía Local que se encontraba fuera de servicio y que fue primordial para lograr la rápida identificación y posterior detención de B.T.

Los hechos sucedieron mientras el joven detenido paseaba con un perro, cruce de raza American Stafforshire Terrier con Rottweiler, el cual causó lesiones por mordeduras a un hombre.

La víctima, un varón de 43 años, detallaba en la denuncia presentada en la Comisaría Provincial, que el hecho había ocurrido cuando se encontraba en el parque Buenavista, tras una discusión originada por su negativa a darle tabaco a dos jóvenes acompañados por un perro. En ese momento uno de ellos comenzó a azuzar e incitar al animal con gestos y gritos para que le atacara, aupándose el can sobre sus patas traseras, consiguiendo morder a la víctima, en al menos tres ocasiones en la zona del pecho, causándole lesiones por varias mordeduras de las que tuvo que ser asistido en el centro de salud de la Antigua de Gamonal.

Aunque varios testigos gritaron al hombre para que depusiera en su actitud y controlara al animal ya que se trataba de un perro de gran tamaño y muy agresivo , éste hizo caso omiso de los avisos, huyendo apresuradamente del lugar tras percatarse que alguien llamaba a la Policía.

La rápida identificación del agresor fue posible gracias a la colaboración de un agente de la Policía Local que estando fuera de servicio, el cual pudo ver la agresión y reconoció a los jóvenes que llevaban al perro, siendo habituales en el ámbito policial.

Los investigadores policiales con los datos aportados por la víctima y los testigos, hicieron posible la rápida detención y puesta a disposición judicial del agresor.

Se da la circunstancia que aunque el detenido pasea habitualmente al cánido, éste no es propiedad suya, sino de un amigo que en 2017 obtuvo autorización municipal para la tenencia de perros potencialmente peligrosos, si bien se ha podido constatar que dicha autorización no se encuentra vigente en la actualidad.