La hostelería clama contra la Junta por las restricciones

B.G.R.
-

El sector critica que las limitaciones al consumo en barra y a los bares de copas frenan la apertura de un 18% de locales

El autoservicio en barra sigue estando restringido. - Foto: Jesús J. Matías

Las restricciones al ocio impuestas por la Junta en los territorios que ayer pasaron a la fase 3 del proceso de desescalada han provocado la «indignación» de los hosteleros. El «malestar generalizado» que se vive en el sector, según su patronal, se debe tanto al fondo como a la forma en la que el Gobierno regional ha tomado la decisión. La prohibición del consumo en barra y la apertura de bares de ocio nocturno, que sí se contempla en el plan de transición estatal, han impedido que «pudieran reactivarse un 18% de los locales» que tenía previsto hacerlo esta semana y que no lo podrán materializar después de la comunicación publicada el pasado domingo en el Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl).
La Federación Provincial de Empresarios de Hostelería lo califica de «despropósito» por cuanto deja en una situación «más comprometida de la que ya tenían» a los establecimientos que estaban preparándose para levantar sus persianas. «Han sacado ya a sus trabajadores de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo y  se han aprovisionado de mercancía, que en muchos casos es perecedera», afirma su presidente, Fernando de la Varga, quien precisa que esto conlleva «más pérdidas» para una actividad económica «que ya se encuentra al límite y que no puede soportar gastos extra».
De la Varga considera que la «maniobra» del Gobierno regional  tendrá una repercusión negativa en el empleo por una «falta de previsión». En este sentido, se queja de la forma en la que se ha comunicado, teniendo en cuenta que, según destaca, las federaciones regionales del sector mantuvieron un encuentro con representantes de la Consejería de Turismo el pasado viernes en el que «en ningún momento se nos aconsejó o se nos insinuó la posibilidad de lo que iba a ocurrir el domingo», en alusión a lo publicado en el Bocyl. De hecho, hace referencia a que el Ayuntamiento tuvo que rectificar el primer bando que emitió respecto a las medidas de este nuevo escenario. «Todo esto ha llevado a elevar la tensión entre los empresarios porque no sabemos a qué están jugando con nosotros», señala.

[más información en la edición impresa]