«Los mejores de los nuestros»

B.G.R. / Burgos
-

La Fundación Cajacírculo, L'Oréal, Aspanias, el músico Diego Galaz y el empresario Tomás Pascual reciben entre muestras de agradecimiento y compromiso de futuro los galardones anuales que promueve el Ayuntamiento

Foto de familia de los galardonados junto a responsables del Ayuntamiento, la Diputación, la Junta y la Subdelegación del Gobierno. - Foto: Patricia

Han destacado en áreas como el desarrollo sostenible, la creatividad, la innovación y el conocimiento, la convivencia o la labor llevar el nombre de su tierra más allá de las fronteras locales. Son los galardonados con los Premios Ciudad de Burgos; nombres propios, empresas o entidades que han destacado durante 2014 y que ayer agradecieron la distinción con sentimientos de orgullo pero también de responsabilidad para continuar avanzando en el camino que les han reconocido.
Son «los mejores de los nuestros», tal y como aseguró el alcalde, Javier Lacalle. Aquellos que atesoran «excelencia y éxito profesional» y a los que «tendremos como referencia incluso en los momentos más difíciles». A cada uno de los premiados se dirigió el regidor al término de una gala celebrada en la tercera planta del Fórum Evolución. Destacando los valores por los que han sido merecedores del reconocimiento y confiando en que este les sirva de «estímulo para seguir haciendo las cosas bien» y de «ejemplo y guía» de iniciativas posteriores.
Valores que como la convivencia llevaron a Aspanias a subir al escenario. Lo hizo su presidente, Antonio Tajadura, al que siguió Casilda, usuaria de la asociación, y María, su persona de apoyo. El primero reconoció la «felicidad y el orgullo» que supone el premio, al igual que la firme convicción de dar más pasos para aportar a la sociedad «dosis de convivencia». Casilda abogó por continuar con este trabajo iniciado hace ya más de 50 años para que seamos «ciudadanos de pleno derecho».
Al aplauso sentido que recibió Aspanias, le siguió el que fue para el músico Diego Galaz, aunque no pudo sentirlo in situ al encontrase en Nueva York por motivos de trabajo. Pero quiso dejar constancia de su agradecimiento a través de un vídeo en el que explicó la importancia de recibir un premio que reconoce la creatividad «para alguien que se dedica a ello».
De un «artista completo», como le calificó Rafa Rioja, presentador de la gala y de La 8 Burgos, que retransmitió el acto en directo, se pasó a una empresa comprometida con el medio ambiente. Fue L’Oréal la encargada de recibir el galardón al desarrollo sostenible por la central de biomasa que inauguró a finales de 2014 y que permitirá a la planta de la multinacional francesa ser neutra en emisiones de CO2. Lo recordó el director de la fábrica, Benoit Mocquant, que situó a la instalación burgalesa como una de las más eficientes del grupo. Extendió el premio a toda la plantilla y aseguró que les anima a seguir con su apuesta por el medio ambiente «con más esfuerzo si cabe».
El conocimiento y la innovación han llevado a la Fundación Cajacírculo a alzarse con el Ciudad de Burgos. Dos valores que quedan reflejados en su foro TechDay 60, una iniciativa mensual que busca favorecer la divulgación de las nuevas tecnologías y el emprendimiento como «claves de un futuro cada vez más global» , según reconoció Luis Conde Díaz. El presidente de la entidad tuvo un recuerdo para Jesús Echevarrieta, fallecido el año pasado, miembro de la patronato y presidente de la Asociación Empresarios del polígono de Villalonquéjar, colaboradora junto a la empresa CSA en el desarrollo del foro tecnológico.

Empresa familiar

Por último fue Tomás Pascual, presidente del Grupo Leche Pascual y primogénito de esta conocida familia, el que recogió la escultura del artista Óscar Martín, convertida en símbolo de los premios, en su modalidad de Embajador del Año. Recordó los orígenes de la empresa que fundó su padre y también valores castellanos como la humildad, sin dejar de mostrar el compromiso de la compañía por «seguir creando riqueza y empleo» y «vendiendo Burgos en el mundo». Algo que ya quedó patente en la decisión de que la imagen de Burgos apareciera en 200 millones de bricks.
Cada uno de los premiados tuvo palabras de felicitación y elogio para el resto de galardonados, reconociendo las dificultades que han podido tener los distintos miembros del jurado a la hora de decantarse por el vencedor dentro de una «sociedad dinámica» como es la burgalesa.