Vox no le ve sentido a quitar el nombre de Primo de Rivera

Europa Press
-
Vox no le ve sentido a quitar el nombre de Primo de Rivera - Foto: Alberto Rodrigo

A juicio del concejal Ángel Martín, la inscripción pasa "casi desapercibida" y es "una huella de la historia como otras tantas que hay en la Catedral y otros monumentos". Ha llegado a compararla con el sepulcro del Cid dentro de la Catedral

El portavoz del Grupo Municipal de Vox en el Ayuntamiento de Burgos, Ángel Martín, ha señalado este miércoles que "no tiene sentido" retirar la inscripción de José Antonio Primo de Rivera de la fachada de la Catedral de Burgos, después de que el alcalde Daniel de la Rosa haya anunciado que el Consistorio sufragará esa intervención.
Martín ha destacado que la inscripción, ubicada junto a la puerta del Sarmental, "casi pasa desapercibida" y ha remarcado que se trata de "una huella de la historia como otras tantas que hay en la Catedral y otros monumentos".
El portavoz municipal de Vox ha comparado la retirada de la inscripción con la posibilidad de que se revisara la actuación del Cid Campeador y se propusiera la retirada de su tumba del interior de la Seo burgalesa o se revisaran, asimismo, las actuaciones de obispos y cardenales que también están enterrados en el templo.
Ángel Martín ha reiterado que "no tiene ningún sentido querer quitarla" y ha señalado que la Ley de Memoria Histórica habla del ensalzamiento al alzamiento, en el que no participó Primo de Rivera.
Martín se ha referido también a la exhumación de Francisco Franco del Valle de los Caídos y ha insistido en que, en todo caso, se habla de retirar unos huesos porque "Franco está en la historia".
El portavoz del Grupo Municipal del Partido Popular, Javier Lacalle, ha achacado la pretensión del alcalde socialista a la "obsesión" que tiene el PSOE con Francisco Franco y ha destacado que "hay asuntos más importantes que perder el tiempo con estas cuestiones".
Por su parte, el portavoz del Grupo Municipal de Ciudadanos, Vicente Marañón, se ha limitado a decir que su formación defiende el cumplimiento de la legislación vigente, si bien ha dudado de la capacidad del Ayuntamiento para afrontar la retirada de la inscripción de un monumento del que ni siquiera es titular.