La ciudad no se someterá a otro Plan Económico Financiero

J.M.
-
La ciudad no se someterá a otro Plan Económico Financiero - Foto: Alberto Rodrigo

El alcalde, Javier Lacalle, ha asegurado esta mañana que las cuentas del Ayuntamiento ya no estarán tuteladas por la Junta de Castilla y León. La computación al Consistorio de la deuda de los consorcios le imposibilitará pedir nuevos crédito

El alcalde, Javier Lacalle, ha avanzado esta mañana que el Ayuntamiento de Burgos no estará sometido a un nuevo Plan Económico Financiero y, por tanto, sus cuentas no estarán tuteladas por la Junta de Castilla y León.

El regidor ha afirmado que la Junta ha dado por finalizado y cumplido el anterior Plan Económico Financiero, perteneciente a los años 2017 y 2018, y ha añadido que las conversaciones que ha mantenido en los últimos días han confirmado que la cuentas del Ayuntamiento no estarán sometidas al control de la Administración regional. Una duda que se había suscitado después de que se le computaran al Consistorio las deudas de los consorcios del desvío del tren y de Villalonquéjar. Esta situación si tendrá como contrapartida que la ciudad no podrá pedir préstamos hasta que su deuda viva, ahora situada en el 150%, se sitúe por debajo del 110%. Una circunstancia a la que el primer edil le ha restado importancia ya que, según ha manifestado, si no ha sido necesario solicitar créditos en los peores momentos de la crisis, tampoco ahora harán faltan. 
El primer edil ha afirmado también que en el próximo Pleno se llevará una modificación presupuestaria que servirá para que los distintos colectivos de la ciudad (sociales, culturales, deportivos...) puedan recibir las ayudas que cada año les compromete el Consistorio para colaborar en su actividad ordinaria. A esto se suma otra modificación, en esta ocasión ya aprobada mediante decreto, que servirá para poder para ejecutar gastos ya comprometidos del ejercicio pasado. En total, el Ayuntamiento utilizará alrededor de 23 millones de los 46 que tenía de remanente.

La relevante, en cualquier caso, es la modificación que se llevará al Pleno del viernes, en tanto que necesita el respaldo de otras fuerzas políticas y que supondrá una inyección de más de 6 millones de euros que servirán, entre otras cosas, para pagar las subvenciones a los colectivos con convenios plurinauales. Se incluye, además, un millón de euros para la instalación de una estación eléctrica en Villalonquéjar IV y se aplaza la posibilidad de incorporar nuevas inversiones.
Precisamente respecto a futuras inversiones, el primer edil ha detallado que no se incluirán en el pleno del próximo viernes, pero no ha cerrado la puerta a que se pudieran llevar al que se celebrará el 30 de abril o al que habrá a mediados de mayo. Eso sí, en el caso de que se pudiera alcanzar algún acuerdo con otras fuerzas políticas. Tampoco le prestó importancia a que no pudiera alcanzar un pacto y que sea la próxima Corporación la que adopte las decisiones