Los tribunales frenan otra vez el contrato de basuras

R.C.G.
-

El Tarccyl suspende temporalmente la adjudicación a Cespa tras recurrir nuevamente la empresa que actualmente presta el servicio

Los tribunales frenan otra vez el contrato de basuras

Cuando el Ayuntamiento de Miranda ya estaba a punto de firmar el contrato con Cespa para la recogida de basuras y limpieza viaria durante los próximos diez años, el Tribunal Administrativo de Recursos Contractuales de Castilla y León (Tarccyl) ha vuelto a frenar el procedimiento a raíz de la denuncia presentada por la empresa que actualmente presta el servicio. Es una situación similar a la vivida hace poco más de un mes. Entonces el Tarccyl decretó la suspensión durante un par de semanas aunque finalmente levantó la misma por no proceder ya que el recurso se había presentado contra la clasificación de ofertas. Al conocer la decisión, la empresa presentó otro documento, esta vez contra la adjudicación. Es el motivo por el que se ha vuelto a frenar administrativamente el contrato, uno de los más importantes para las arcas municipales ya que se acerca a los 28 millones de euros. El equipo de gobierno confía en que esta nueva traba sea solo un parón temporal ya que entiende que el nuevo recurso llega fuera de plazo porque han pasado los quince días hábiles que marca la normativa desde que se hizo pública la adjudicación. Aún así habrá que esperar a conocer la decisión del tribunal regional ya que si no estima la denuncia se podrá continuar con el procedimiento, pero si la acepta deberá entrar a valorar los argumentos que se dan en la misma para pedir la nulidad del contrato y que apuntan a que Cespa no cumple con algunos de los requisitos de personal y equipamiento recogidos en los pliegos. "Los que se está intentando es retrasar la firma del contrato por todos los medios", asegura Aitana Hernando, quien no tiene dudas que todo el conflicto parte del interés en complicar el traspaso por parte de la actual prestadora del servicio, la UTE formada por Urbaser Valoriza, con la que en los últimos años el Ayuntamiento ha protagonizado más de un enfrentamiento debido a sus continuos incumplimientos y a las reiteradas quejas vecinales por la suciedad de las calles. "Si tuviera que ir a la justicia ordinaria seguramente no lo haría porque le cuesta dinero, pero como existe el tribunal administrativo de la Junta, utiliza esa herramienta". La alcaldesa está convencida de que esta nueva suspensión se resolverá satisfactoriamente para los intereses municipales, pero mientras tanto no se puede ejecutar el cambio de prestadora por lo que Cespa tendrá que seguir esperando. Para Hernando, los principales perjudicados de estos retrasos son los mirandeses porque "los vehículos actuales no pueden aguantar mucho tiempo así y los trabajadores están desarrollando su trabajo en unas condiciones complicadas". No obstante el mantenimiento de algunos de los camiones ha suscitado polémica en los últimos meses debido a que dejan regueros de aceite en la calzada a su paso y porque en más de una ocasión han estado inutilizables las máquinas barredoras por fallos técnicos. También los incumplimientos en materia laboral han sido denunciados por parte de algunos sindicatos al Ministerio de Trabajo ya que las condiciones de trabajo que soporta la plantilla no son las ideales para llevar adelante un buen servicio.