scorecardresearch

Cetabsa y Flyby tantean la construcción de un nuevo hangar

H.J.
-

La ampliación del puerto seco hacia el sur permitiría levantar una gran nave donde emplazar la futura escuela de mecánicos, que ya no tiene sitio en el actual aeropuerto

FlyBy ocupa uno de los almacenes aeroportuarios (a la derecha de la imagen) pero está buscando más espacio - Foto: ALBERTO RODRIGO

La escuela de pilotos FlyBy busca un sitio físico donde ubicar la formación de mecánicos que pretende implantar en un futuro inmediato, para crecer todavía más en Villafría donde ya tiene a 200 alumnos. El Centro de Transportes Aduana de Burgos acaba de iniciar unas obras de ampliación que le generará miles de metros cuadrados, donde podrá levantar nuevos espacios en alquiler, precisamente pegados al aeropuerto. Y ambos intereses podrían converger en la construcción de un nuevo hangar.

Los planes para este proyecto que convendría a las dos partes todavía tienen que superar múltiples trámites, sobre todo relacionados con la seguridad aeroportuaria, pero ya han empezado a tratarse en una reunión que mantuvieron hace unos días responsables del aeropuerto, de la escuela de pilotos y el concejal de Hacienda, David Jurado, en representación del Ayuntamiento de Burgos que a su vez es uno de los accionistas de Cetabsa.

Este último explica que FlyBy "es una empresa a mimar, que nos está pidiendo ayuda y debemos dársela", porque necesitan nuevos espacios para diversificar su actividad con otras cuantas decenas de alumnos y más puestos de trabajo. Actualmente ya ocupan uno de los dos hangares situados junto a la antigua terminal aeroportuaria, pero se les está quedando pequeño para el volumen de actividad que pretenden tener si quieren implantar una escuela de mecánicos.

Dado que el otro está ocupado por avionetas privadas, la solución que habían tanteado con AENA fue la de construir un nuevo hangar junto a la terminal nueva, pero las condiciones de financiación y propiedad que ofrece la empresa estatal no les convencen y por eso han contactado con Cetabsa, dado que la ampliación se va a quedar literalmente a las puertas de los actuales hangares.

"Hablamos de 50 o 100 metros de distancia y que de el nuevo vial proyectado en la ampliación del puerto seco llegará casi hasta las puertas, así que trasladando la valla que hay que construir para delimitar la ampliación de la aduana quizás podemos hacerla coincidir justo con el límite de las zonas tierra y aire", explica Jurado.

Estos últimos términos son muy importantes para la organización de los movimientos aeroportuarios. Mientras que la zona tierra es prácticamente de acceso libre, la zona aire está sometida a estrictos controles de seguridad y complica el constante trasiego de alumnos que implica la escuela de pilotos. Por eso el empeño de FlyBy sería contar con un acceso directo.

Fuentes conocedoras del sector explican que la entrada a la zona aire desde ese hangar podría solucionarse con distintas fórmulas, incluyendo un segundo control de seguridad añadido al que ya existe en la terminal de pasajeros de Villafría. Pero todo está, literalmente, en el aire.

Un trámite de varios meses. "No es algo que podamos resolver de hoy para mañana, llevará tiempo, pero es importante haber empezado a sentarnos y creemos que para Cetabsa es interesante. Nosotros haríamos la nave en mano para el usuario, la arrendamos durante un tiempo determinado y si no renuevan, por lo que fuera, la propiedad volvería a manos de Cetabsa, que en cualquier caso podría amortizar la inversión en unos años", apunta Jurado.

Hay que recordar que hace ahora un año, el Ayuntamiento de Burgos ya ofreció a la empresa FlyBySchool las instalaciones donde ahora se ubica el Centro Europeo de Empresas e Innovación (CEEI) para ubicar en una de sus dependencias un simulador de vuelo pensado para la formación de nuevos pilotos.

Sin embargo, esto no fue posible porque se necesitaba reabrir un viejo vial de conexión entre el CEEI y el aeropuerto, que pasa por debajo de las vías del tren y que AENA por el momento no ha autorizado. Quizás aprovechando la ampliación de la aduana todo resulte más sencillo, pero quedan meses de negociaciones y trámites por delante.