El WIM se cancela y privará a Frías de 6.000 visitantes

S.F.L.
-

La organización necesita parar y descansar pero garantiza que el encuentro cultural de música y artes se retomará en uno o dos años

El WIM se cancela y privará a Frías de 6.000 - Foto: WIM

La organización del Encuentro Internacional de Música y Arte What Is Music? (WIM), que se celebra desde hace seis veranos en Frías, ha decidido que la VII edición no tendrá lugar en 2020 ya que necesitan «reponer vías y un descanso». Este hecho provocará que las 6.000 personas que se acercaban a la ciudad fredense durante los días en los que se llevaban a cabo las distintas actividades no se dejen ver.
El colectivo se ve con la obligación de «repensar, de detener la inercia de los años y de buscar nuevos caminos que compaginen todas las esferas de nuestras vidas», declaran desde la organización. A pesar de haber tomado esta decisión, «nada esperada», uno de los miembros de la Asociación Movimiento por la Cultura Libre -creadora del WIM- declara que se trata solo de un «parón y que el evento volverá a retomarse en «uno o dos años como máximo». 
Uno de los miembros de la asociación, Carlos Pelegrín, afirma a este periódico que la cancelación «no se realiza por un problema del formato», ya que cada año aumenta el número de inscritos. Este pasado año se ha llegado al tope, a 200 alumnos. Además, entre profesores y estudiantes convivieron personas de 22 nacionalidades diferentes. «Circunstancias personales y una necesidad de revaluar el problema han sido unos de los motivos por los que necesitamos parar», aclara. 
Los vecinos de la ciudad más pequeña de España se muestran apenados pero a la vez comprenden la situación. Esta determinación, a parte de dejar un vacío importante en la localidad, ocasionará también un importante descenso en las ganancias de los empresarios locales, ya que todos se beneficiaban del evento cultural. 
Amaya regenta el bar Fridas. No ha podido evitar disgustarse al enterarse de la noticia porque mantiene una relación muy especial con todos los miembros de la organización. La empresaria explica con entusiasmo las amistades que se crean a lo largo de los días del encuentro. 
«La convivencia entre vecinos, profesores, miembros de la organización y alumnos no puede resultar mejor», manifiesta. Además, añade que el ambiente es «indescriptible y que es curioso comprobar que «un concierto de guitarra de un solista puede acabar por convertirse en una verbena».  
Conoce perfectamente los perjuicios que esta decisión traerá. Durante el tiempo que dura el WIM trabajan mucho. «Desde que abrimos por la mañana, no paramos de dar desayunos, comidas y cenas», añade. 
Los alojamientos también gozaban de un lleno total y Sergio, el actual encargado de gestionar la casa rural La era del Vadillo, declara que pese a que lleva poco tiempo dirigiendo el negocio, le habían avisado ya de que gracias al WIM, las reservas se alargaban durante más de diez días. «El hecho de que este año no se lleve a cabo afectará a todo el entorno», expone.
El alcalde del municipio, José Luis Gómez, se muestra comprensible ante tal noticia. El encuentro es uno de los acontecimientos más esperados en la zona en época estival y «el Ayuntamiento solo puede apoyar a la organización una vez que retome la actividad». La localidad se caracteriza por la cantidad de actividades que se organizan a lo largo del año. «Las asociaciones discurrirán para rellenar esos días que quedan libres», afirma.
El WIM consiste en un proyecto de creación de un espacio de convivencia, de defensa de una cultura activa, diversa y sin juicios, de respeto y conocimiento mutuo por entender la fuerza de la música y las artes como un enorme nexo intercultural. 

 

TERRORIFRÍAS

El evento de terror de Frías tampoco se celebrará este año y, según un miembro de la Asociación Frías Medieval, que se encargaba de su organización, no cree que se retome «ni a corto ni a medio plazo». 
Los más de 7.000 visitantes que se acercaron hasta la localidad -repartidos en dos fines de semana- en la última edición en 2017, y la necesidad de ofrecer más seguridad, provocaron el parón en 2018. La ciudad se fue masificando cada año hasta llegar al punto de que resultaba imposible garantizar la protección ciudadana.

Varios factores confluyeron para que la organización tomara la drástica decisión. El espectáculo que se conformaba era muy grande y se ejecutaba con muy pocos recursos. Asimismo, los asociados tienen motivos, tanto personales como laborales, que les hace imposible seguir adelante con un evento como Terrorifrías, en el que actuaban cerca de un centenar de personas, pero de la organización se encargaba un grupo muy reducido.