Desenclavo bajo un cielo amenazante

ICAL
-
Desenclavo bajo un cielo amenazante

La plaza de Santa María acogió ayer uno de los actos más representativos de la Semana Santa, que rememora el momento en que la madre de Cristo recibe el cuerpo de su hijo tras ser crucificado

La plaza de Santa María, cercana a la catedral de Burgos, acogió un año más el acto del desenclavo de la imagen del Cristo de Burgos de la Cruz. Esta escena, que se celebra en la mediodía del Viernes Santo, es una de las más representativos de la Semana Santa burgalesa, y rememora el momento en el que la madre de Cristo recibe el cuerpo inerte de su hijo Jesús, tras ser crucificado. El arzobispo de Burgos, Fidel Herráez, y otras entidades religiosas fueron los encargados de presidir esta escena.

El Cabildo Metropolitano, la Cofradía de las Siete Palabras y del Santísimo Cristo de Burgos y la Real Hermandad del Santísimo Cristo, fueron los encargados de organizar este acto, que tuvo lugar a las 13 horas de ayer, viernes, y que consistió en el desfile de las imágenes del Santísimo Cristo de Burgos y la Virgen de la Consolación, portadas a hombros por miembros de la Cofradía de las Siete Palabras y del Santísimo Cristo de Burgos y la Cofradía de Nuestra Señora de la Misericordia y de la Esperanza.

El acto central, que tuvo lugar poco después de las 13 horas, consistió en el izado de la cruz con el Santísimo Cristo de Burgos, proclamación de las Siete Palabras de Cristo en la Cruz y desenclavo de la imagen, seguido del toque de la carraca de la torre norte de la catedral. Posteriormente, los asistentes fueron testigos de la presentación de Cristo a su Madre, y se interpretó el toque de oración.

Concluyó con un besapiés al Santísimo Cristo de Burgos de todos los participantes y asistentes que no quisieron perderse la oportunidad de realizar esta tradicional acción de Semana Santa. En el acto participaron además miembros de las cofradías y hermandades penitenciales de la ciudad y la agrupación musical San Fernando Rey.

Las incesantes lluvias que el jueves asolaron toda la provincia y que obligaron incluso a suspender algún acto de Semana Santa, dieron una tregua a los cofrades y permitieron realizar el acto del Desenclavo de Cristo, pese a que durante el inicio del acto, unas pequeñas gotas amenazaron el desarrollo del mismo.

Varios minutos antes de la hora señalada para su inicio, los vecinos y vecinas burgaleses se congregaron en la Plaza de Santa María, en una jornada donde los chubasqueros, paraguas y capuchas cobraros especial protagonismo. Sin embargo esto no frenó a los burgaleses, que aguantaron el conocido frío de la ciudad para poder presenciar este tradicional encuentro.

 

 

Desenclavo bajo un cielo amenazante
Desenclavo bajo un cielo amenazante
Desenclavo bajo un cielo amenazante
Desenclavo bajo un cielo amenazante