Invitan a ser solidarios al 18,26% de contribuyentes que aún no marcan la X

Angélica González / Burgos
-

Las ONG recuerdan que no se paga más y Hacienda no devuelve menos por destinar una parte de los impuestos a acciones sociales

Miembros de las ONG burgalesas exhiben carteles con el lema de la campaña en redes sociales,

Las organizaciones no gubernamentales (ONG) de Burgos hicieron un llamamiento ayer al 18,25% de contribuyentes de esta provincia que aún dejan en blanco la casilla que puedan marcar para que el 0,7% de sus impuestos vayan a financiar actividades de interés general. Esta sencilla acción que no cuesta dinero, que no hace que se pague más a Hacienda ni que ésta devuelva menos supuso que el año pasado llegaran a esta provincia más de 4,8 millones de euros que supusieron una auténtica tabla de salvación para los colectivos menos favorecidos.
Aclad, por ejemplo, pudo financiar su programa de prevención de consumo de drogas; Burgos Acoge, su casa de acogida; el Comité Ciudadano Anti-Sida, la casa para personas con VIH/sida; Cruz Roja, la atención a mayores, personas con discapacidad, menores en riesgo, mujeres y otros colectivos vulnerables o Prosame, el programa de acompañamiento a personas con enfermedad mental en Merindades.
Las ONG no se limitaron a poner ejemplos generales sino que hicieron que se oyeran las voces de personas individuales cuya vida ha mejorado notablemente gracias a la financiación que llega por la vía del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas. Así,  Mercedes Hernández Jiménez explicó que sus dos hijos adolescentes no han abandonado los estudios gracias al programa Promociona de la Fundación Secretariado Gitano, que se preocupa de poner remedio al alto índice de abandono escolar entre ese colectivo.
Por su parte, el costamarfileño Roland Philippe Assinsjo explicó que ha podido utilizar la casa de acogida de Burgos Acoge cuando llegó a nuestra ciudad a buscar trabajo y un mejora de sus condiciones de vida. Finalmente, Felicidad Vélez, madre de un joven con daño cerebral adquirido, lamentó que en casos como el suyo las familias se sienten solas y que solo entidades como, en su caso, la Fundación Jennifer Díez de Daño Cerebral Adquirido, les ayudan.
Los promotores de la campaña insistieron en que poner la equis en la casilla de interés social no significa no poder hacerlo también en la que envía esa parte de los impuestos a la Iglesia Católica ya que las aportaciones se suman y no se dividen. En Burgos, un 23,03% solo marca la destinada a la entidad religiosa. Por eso, para llegar a un mayor número de contribuyentes se ha puesto en marcha este año el denominado Programa PadreX, «una herramienta que pretende concienciar a todas las personas que aún no conocen o se olvidan de marcar la X».