El albergue de Aranda acumula diez años cerrado

I.M.L.
-

La Comisión de Juventud consideró que el plan de estabilidad elaborado hace año y medio no respondía a la realidad turística de esta zona y se está buscando alguien que elabore uno nuevo

El 20 de marzo de 2019 se giró una visita con los ediles interesados en conocer el resultado de las obras en el albergue. - Foto: DB

En 2010 se cerraban las instalaciones del albergue municipal del Ayuntamiento arandino, que ocupa la primera planta del edificio de Las Francesas junto con la cocina y la zona de cafetería de la planta baja, con la idea de mejorar las instalaciones y adecuarlas a las normas de seguridad y accesibilidad. Diez años después, y tras una inversión de 300.000 euros en obras y equipamiento, este servicio sigue sufriendo un largo proceso administrativo para poder sacar a licitación la gestión externa del mismo.

Ya en marzo del año pasado se anunciaba que, en base al plan de viabilidad realizado en junio de 2018 por un auditor que tiene su despacho en la capital ribereña, se estaba elaborando el pliego de prescripciones técnicas para contratar su explotación, con la idea de que el verano de 2019 estuviese abierto y prestando servicio. Unas previsiones que se truncaron en este punto ante las dudas de los integrantes de la Comisión de Juventud, que recelaron de los datos aportados en el plan de viabilidad al considerar que estaba basado en una estimación de un servicio de estas características en el Camino de Santiago y, según los servicios técnicos municipales, no consideraban que un negocio de este estilo tuviese la misma demanda en plena ruta jacobea que en el corazón de la Ribera del Duero.

Ante esta situación, y a pesar de que el pliego para la licitación estaba terminado, el proceso se estancó y no ha sido hasta ahora que se ha vuelto a reactiva, con la publicación la semana pasada de la oferta de licitación de un nuevo estudio de viabilidad, para la que se ha reservado una partida de 2.500 euros, y cuyo plazo para recibir ofertas concluye el 6 de marzo.

El adjudicatario de este trabajo tendrá 20 días para entregar el estudio, a partir del día siguiente al de la notificación de la adjudicación del contrato. Así el calendario correría hasta, como mínimo, finales del mes de marzo para empezar a actualizar el pliego de condiciones para sacar a licitación la prestación de este servicio, a lo que habría que sumar los plazos para el concurso público y su resolución.

A pesar de que las hojas del calendario van cayendo de manera inexorable, tanto los técnicos municipales como los responsables del equipo de gobierno confían en que se pueda completar todo el proceso administrativo antes de la temporada estival. "Si no hay recursos ni nada de eso, por plazos sí que podríamos llegar a verano con el albergue abierto", aseguran los servicios técnicos de Juventud.
las cifras del albergue. Estas instalaciones cuentan con un total de 1.575 metros cuadrados repartidos entre la cafetería, el comedor, la cocina, salas comunes, baños y habitaciones, tanto dobles como múltiples, con una capacidad máxima de 75 plazas. Según el descartado plan de viabilidad, la plantilla precisaría siete puestos de trabajo, con una inversión inicial de 42.080 euros, que se podría amortizar en 4 años, que es el plazo que proponía para la concesión de la gestión de las instalaciones.

Según este estudio, y partiendo de una ocupación del 25% a lo largo de todo el primer año de apertura, el albergue tendría unos gastos de 341.600 euros y unos ingresos de 371.103 euros, por lo que tras restar la inversión inicial correspondiente a un año y otros gastos como impuestos, daría un resultado final de 13.787 euros de beneficios, cantidad que el plan de viabilidad considera que se podría quintuplicar en cuatro años, hasta superar los 69.500 euros.

Estos son algunos de los datos que se utilizaron para redactar el pliego de condiciones para la gestión del albergue, que se quedó en papel mojado y que habrá que rehacer cuando se tenga el nuevo estudio de viabilidad. Este documento fallido marcaba la duración de la concesión en cuatro años y establecía unos precios para los menores de 30 años que iban desde los 9,04 euros al día para alojamiento y desayuno a los 16,33 de la pensión completa, para reservas realizadas por grupos. Estos precios se incrementaban si la reserva era individual o si los alojados eran mayores de 30 años.