Una herencia maravillosa

Angélica González / Burgos
-

Esta es la historia de una generosidad sin límites. Juan Pablo Pastor falleció el pasado 1 de abril y antes pidió a toda la gente de su entorno que no le recordara con flores sino que ese dinero fuera invertido en productos para el Banco de Alimentos

Óscar Pastor, hijo de Juan Pablo Pastor, junto a una imagen de su padre y un grupo de compañeros del Club Waterpolo Castellae, en la sede del Banco de Alimentos.

En el propio Banco de Alimentos están estremecidos. No es que no hubieran recibido en otras ocasiones cantidades tan ingentes de productos sino que la historia que tienen detrás estos 700 kilos de comida es de las más «entrañables» que recuerdan. Y tiene un nombre propio: Juan Pablo Pastor, que falleció el pasado 1 de abril y que antes de que se produjera su final dejó encargado a la gente que le quería que no se gastaran un euro en flores para recordarle sino que ese dinero fuera invertido para que mucha gente pudiera comer. Así ha sido, y como la generosidad es contagiosa, lejos de recaudar una cantidad modesta, que era lo que se había supuesto, se ha llegado a casi una tonelada.
«La verdad es que nosotros también hemos visto con asombro cómo la gente se ha implicado para llegar a esta cantidad y a conseguir también dinero en metálico». El que habla es Diego Gómez, miembro del Club Waterpolo Castellae, donde juega también Óscar, el hijo de Juan Pablo: esta asociación deportiva pidió el pasado sábado 11 de abril a los asistentes a los partidos que jugaban que pudieran poner su grano de arena para esta causa y la respuesta ha resultado «impresionante». Porque además de los productos de alimentación se ha recogido dinero en metálico, tanto por parte de la cuadrilla de amigos de Juan Pablo, como de sus compañeros de Firestone, la empresa en la que trabajó, y del propio club. Esa recaudación está ya en la cuenta del Banco de Alimentos, una entidad no lucrativa que reparte comida a las diferentes asociaciones de Burgos que se ocupan de atender las necesidades básicas de miles de familias y cuya presencia en estos años de la crisis está siendo fundamental para evitar que las dramáticas situaciones que se viven en muchos hogares no estén siendo peores. El Banco de Alimentos de Burgos tiene su sede en la carretera Madrid -Irún Km 244 Naves Gala, nave 204
A tenor de cómo le recuerdan quienes le conocieron, Juan Pablo Pastor, fallecido a la edad de 69 años, era una persona especial. En la imagen que aparece sobre estas líneas se puede ver una foto suya en la sede del Banco de Alimentos rubricada con la siguiente frase: «Siempre nos acompañará tu sonrisa, tu cariño, tu amistad y tu sentido de la justicia». En este pequeño homenaje aparecen su hijo Óscar, con la indumentaria del club de waterpolo; el jugador Diego Gómez y Rodrigo Forca, entrenador de las categorías inferiores. «Quienes practicamos waterpolo de Burgos somos como una pequeña familia, todos nos conocemos desde hace más de veinte años y siempre hemos echado una mano cuando ha sido necesario. Juan Pablo también lo hizo y por eso, y por su gran generosidad, hemos querido recordarle de esta manera», explicó Diego Gómez.
Pastor colaboraba también con la entidad no lucrativa Acción en Red, cuyos compañeros lo recuerdan con mucho cariño. El pasado 2 de abril se celebró un acto civil de despedida. La esquela que se publicó en este periódico estaba acompañada por una hermosa frase de Pablo Neruda: «Para mi corazón basta tu pecho. Para tu libertad bastan mis alas».