Un adiós infinito

A. DEL CAMPO
-

La editora arandina Belén Bermejo fallece por un cáncer a los 50 años dejando un sinfín de amistades en el mundo de las artes. Los mensajes de despedida inundan las redes sociales

La editora arandina Belén Bermejo, en una foto tomada en marzo de 2019. - Foto: Ana Márquez (EFE)

La editora arandina Belén Bermejo falleció este pasado fin de semana víctima de un cáncer que llevaba padeciendo desde hace tres años. La también filóloga y fotógrafa nació en Madrid pero vivió toda su niñez y adolescencia en la capital ribereña. Antes de empezar los estudios universitarios se marchó a la capital de España para labrarse una importantísima carrera en el mundo de la cultura. Su reconocimiento ha llegado a ser tan grande que durante estos días las redes sociales se inundaban de mensajes de luto de los miles de seguidores que acumulaba en redes sociales, en lo que se ha convertido en una especie de adiós infinito. Su hermano, el empresario arandino Jorge Bermejo, agradece las muestras de cariño: «Es bonito ver que tantos miles de seguidores han sentido su muerte».
Jorge Bermejo define a su hermana como «una persona con las ideas muy claras» y «muy luchadora», una «superapasionada de su profesión». Esto le llevó a lograr una exitosa carrera a la vez que forjaba grandes amistades en el mundo de las artes. «Era muy querida en el sector», apostilla su hermano. Personalidades como la ministra Nadia Calviño o el periodista Manuel Jabois son solo algunos de los muchos rostros conocidos que han querido despedirse de Belén Bermejo a través de sus redes sociales. También el Ayuntamiento de Aranda, que está estudiando hacer algún tipo de homenaje, ha trasladado su pésame a la familia de la editora.
En una de sus últimas entrevistas, concedida a la Agencia EFE, la autora de Microgeografía de Madrid, habló sobre feminismo y literatura. «Me considero feminista. ¿Por qué? Porque creo que es lo que hay que ser. Creo que en el año 2019 cualquier persona medianamente inteligente o que se precie de ser medianamente inteligente ha de ser feminista, porque el feminismo es el principio de igualdad de los derechos del hombre y de la mujer. El feminismo me ha ayudado a sentirme más representada de cara a la sociedad», declaraba hace algo más de un año Belén Bermejo, que rechazaba que hubiera obras para un sexo en concreto: «No me gusta distinguir entre literatura de hombres y de mujeres; hay buena literatura y mala literatura. Pero es verdad que las mujeres han sido ninguneadas en la historia de la literatura. En la historia de la literatura ha habido grandes escritoras que han sido silenciadas».