Una decena de nuevos negocios vinculados al Camino dinamizan la economía de Castrojeriz

diariodeburgos.es
-
Magnífica vista exterior del antiguo hotel Puerta del Monte, ahora rebautizado. - Foto: Diario de Burgos

Hotel Iacobus. Ovidio Campo y Santiago Paciano reactivan Iacobus, un espacio de 'lujo humilde' con 40 plazas que se inaugura mañana

 

I.P. / castrojeriz
Castrojeriz se ha propuesto volver a deslumbrar.Tras varias décadas de ostracismo, visible solo para los miles de peregrinos que la cruzan, en los últimos años y al amparo del  Área de Rehabilitación Integral (ARI) y las nuevas normas urbanísticas, que facilitan la rehabilitación de sus viviendas sin las trabas anteriormente impuestas por Patrimonio, se ha desatado un boom que está logrando dos efectos: el arraigo de la población y la creación de empleo. 
       En estos momentos, están en marcha una decena de proyectos vinculados al Camino de Santiago, cuyo espíritu sobrevuela en la villa castreña, no en vano es una de las paradas más destacadas de toda la ruta, que cruza la localidad longitudinalmente a lo largo de más de 1.500 metros, lo que la convierte en la travesía más larga de toda la ruta jacobea.
      Y es a lo largo de esa calle Real y su entorno donde se concentran  los negocios de hostelería, turismo rural y albergues de peregrinos que están en marcha, unos más pronto en entrar en servicio que otros, pero todos centrados en el dinamismo que genera en la villa el peregrinaje hacia Santiago de Compostela, movimiento  que institucionalmente también se reflejará en el centro de las peregrinaciones, enmarcado en el Plan de las Cuatro Villas de Amaya, que se ubicará en la iglesia de Santo Domingo, cuyas obras de restauración están a punto de finalizar.
Por su envergadura y su trayectoria anterior, el hotel Puerta del Monte está llamado a convertirse en un lugar de referencia en el Camino de Santiago. Eso es lo que pretende el empresario Ovidio Campo, que ha colgado su negocio textil en la percha y se ha colocado el delantal para librar una nueva batalla entre cacharros, literas y cañas. El Puerta del Monte ya no es Puerta del Monte, es Iacobus, Santiago en latín. Pero sigue siendo el majestuosos caserón del siglo XIX que ofrece unas vistas increíbles y en el que Ovidio y su socio, Santiago Paciano, están poniendo el alma. De todos es sabida la pasión jacobea de Campo y también por la hostelería. Ahora, unidas en una sola vocación, se enfrenta a un nuevo reto profesional en Castrojeriz, la localidad que, a su juicio, es la que mejor refleja el espíritu jacobeo de todo el trayecto. En los últimos meses, desde que se hizo cargo del hotel-restaurante, se ha dedicado a lavarle la cara, a estampar el sello jacobeo en sus paredes, antes inmaculadas y ahora llenas de recuerdos, fotos, cuadros... que Ovidio conservaba en su ‘casa museo’ de Burgos. Y lo más importante, ha cambiado el concepto de hotel decimonónico que era este establecimiento para darle un toque absolutamente jacobeo. Así, ha retirado camas, lámparas que olían a rancias y ha convertido las habitaciones en estancias de un ‘lujo humilde’ para los peregrinos. De las 18 plazas que tenía en hotel se pasa a 40, distribuidas en dos habitaciones individuales, seis dobles, una triple, tres cuádruples y dos habitaciones especiales (unas con literas y otras con camas). Todas con sus baños, algunos ‘imponentes’ baños, y wifi. Y todo, añade por un precio asequible.
El establecimiento mantiene el restaurante y la cafetería, de la que destaca su rincón Chanel, dedicado al torero Antoñete, con fotos y recuerdos del maestro.
El hotel tuvo sus años de esplendor, pero en los últimos, las sucesivas malas gestiones, acabaron por pasar facturas a las instalaciones y a sus arrendatarios. Las condiciones de dejadez que han encontrado los nuevos ‘inquilinos’ ha supuesto un trabajo extra y una inversión en torno a 100.000 euros para hacer que todos sus rincones luzcan con brillo. Campo y Paciano han hecho, por el momento, 7 contratos que en los próximos meses pueden incrementarse, todos los trabajadores prácticamente, son vecinos de Castrojeriz.
Además, Ovidio completará este proyecto con la apertura de una cervecería ‘made in spain’ en los bajos del Iacobus, siguiendo la filosofía de las cervecerías irlandesas. Por el módico precio, se servirá caña y una tapa de productos típicos españoles. Quiere que esta cervecería sea un escaparate de los alimentos y comidas españolas. El Iacobus se inaugura mañana, festividad de San Isidro, con la presencia del presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera. 
Pero no es el única empresa en marcha. Es más, hay un nutrido grupos de foráneos que ha decidido echar raíces en Castrojeriz, desde el italiano Mau, con su casa museo, los australianos de la casa rural Gramaville o los catalanes que han decidido cumplir en la villa sus sueños que contribuyen a favorecer la economía de la villa. 
Así, un matrimonio catalán ha vuelve a poner en marcha el hotel La Cachava, otro construye un albergue que se llamará Ultreia, con 28 plazas (Aunque vive en Barcelona, José Antonio Medina es palentino y su mujer, burgalesa), y otra catalana Margarita Jané Santamaría abrirá el próximo 1 de junio la posada Emebed, que en amarico (lengua oficial de Etiopia) significa la casa de la señora. Cuatro años ha tardado Jané en terminar este proyecto, que ha supuesto la rehabilitación de una de las casas con la fachada más hermana de Castrojeriz, enclavada en plena Plaza Mayor.  Y si por fuera llama la atención, por dentro es todo  un  lujo. Cuenta con 10 habitaciones con baño y wifi, algunas triples, y un par de ellas apartamentos cuádruples  para acoger un total de 29 plazas. También la puesta en marcha de este establecimiento ha supuesto la contratación de dos personas.
En principio, la idea de Margarita Jané es atender la posada ella misma, lo que supondrá que estará yendo y viniendo a Barcelona los fines de semana. En agosto, su mes de vacaciones -tanto ella como su marido son médicos- estará en la villa y en un futuro su intención es pasar aquí seis meses al año y otros seis «por el mundo». Y es que Jané es una persona muy comprometida y viaja con frecuencia a Etiopia con su marido para llevar a cabo labores humanitarias a través de la Fundación Homac que preside ella misma.
¿Qué tiene Castrojeriz para haber cautivado a esta mujer? No hay mucho misterio, familia y amistades. Su madre es burgalesa y desde niña ha pasado largas temporadas en esta tierra. Ella misma cuenta que de su cuadrilla burgalesa era José Manzano, Santino, a quien algunos veranos ayudaba en la atención a los peregrinos. También fue Santino quien la animó a viajar a Etiopia y cuando éste murió junto a Juan Campo en un accidente ferroviario en la provincia de Palencia, Margarita decidió, en parte para honrar su memoria, adquirir la casa y convertirla en una posada jacobea.
A esta posada se unirá también la próxima apertura de una casa rural en la calle Real, cuyo proyecto está finalizado, según reza un cartel en su fachada. Más retrasado está otros proyecto, en este caso de la familia Luengo, se trata de un bar restaurante que está en estos momentos en obras; hasta el próximo año no está previsto su apertura.