Un plataforma sin costuras

Sara Borondo
-

El muñeco de Little Big Planet emprende un nuevo rumbo con un lanzamiento intergeneracional

Un plataforma sin costuras

Una de las mejores noticias del nacimiento de nuevas consolas que se está produciendo este año es que los juegos intergeneracionales están ofreciendo una calidad excelente, con un buen rendimiento en el nuevo hardware y una experiencia igual de satisfactoria en el antiguo.

Sackboy es lo más cercano que estuvo PlayStation 3 de tener una mascota que representase a la consola. El muñeco de ganchillo que se movía por mundos que parecía hecho de manualidades creadas en papel, tela y cartón protagonizó varios juegos de la serie de plataformas y diseño de niveles Little Big Planet (LBP) que creó Media Molecule y que desarrolla Sumo Digital desde LBP 3, ya para PS4. Los jugadores se sintieron atraídos por su divertida forma de moverse, un aspecto con encanto y la posibilidad de ponerle mil disfraces, aunque esa opción de convertir a Sackboy en lo que el jugador quisiera quitaba personalidad al personaje. Los niveles que venían ya en los LBP eran entretenidos, pero casi constituían un muestrario de lo que se podría diseñar en el modo Creación.

Pese a lo sencillo que era construir nuevos escenarios, algunos jugadores se sentían intimidados y no eran capaces de crearlos, aunque sí disfrutaban con los niveles hechos por otros usuarios. Ahora ese aspecto no aparece en el juego y lo único que hay que hacer es disfrutar con el mundo que ha creado Sumo Digital, que ha intentado distanciarse del trabajo anterior, aunque manteniendo como seña de identidad al protagonista.

El nuevo Sackboy es brillante como plataformas, cada nivel respira variedad y está diseñado con mimo y aprovecha las capacidades del mando de PS5 DualSense, con la vibración que se percibe en distintos puntos del mando y con diferente intensidad, los gatillos que ejercen más o menos resistencia según lo que suceda en la pantalla y el altavoz. Según avanza el juego se van incorporando movimientos para el personaje, que puede atacar, rodar, agarrar objetos y planear unos instantes. Sackboy puede utilizar un bumerán, un gancho para balancearse y superar grandes espacios vacíos o un traje para planear más tiempo

La trama no es demasiado complicada: hay que enfrentarse al malvado Vex, que ha esclavizado a los amigos del protagonista. El resuelto y expresivo amirigumi marrón debe ir liberándolos por los seis mundos de juego (más de 70 niveles), acompañado por una ecléctica banda sonora con temas desde Bruno Mars a Britney Spears o David Bowie.

El modo cooperativo para cuatro jugadores siempre ha sido uno de los puntos fuertes de los juegos protagonizados por Sackboy en los que se puede entorpecer el avance del compañero de forma involuntaria o a propósito. Suma incluso potencia este aspecto, y en Una Aventura a lo Grande hay niveles específicos (optativos) para los que es necesario que haya dos jugadores. De momento solo está disponible el multijugador en la misma consola, pero está previsto que el modo online lo haga a finales de año.

Sackboy está disponible en PlayStation 4 y PlayStation 5. La nueva consola de Sony llega con un catálogo variado que incluye el ocio para todas las edades -aunque esto no quiere decir que sea un juego fácil; los niveles más avanzados pueden suponer todo un reto- y con una calidad alta muy alta en ambas consolas.