Autocid Ford sucumbe por sus errores

Ana Isabel Angulo / Burgos
-

Defensa zonal. La incapacidad para romper el sistema defensivo del Lucentum Alicante -problema que se prolonga de la pasada campaña-, clave en la derrota castellana

Casadevall precipitó el debut de Franco Rocchia ante el desacierto de los aleros de Autocid Ford. - Foto: DB/Ángel Ayala

Autocid Ford: 64  Alicante: 69

Autocid Ford:

Nombre    Ptos    Min.    As.    Reb.    Val.
Dani López    6    25:14    5    4    7
Jeff Xavier    7    22:25    3    4    2
Marcus Vinicius    9    21:53    1    7    13
Jorge García    14    25:05    1    6    16
Lucas Sikma    11    25:32    0    9    23
Nombre    Ptos    Min.    As.    Reb.    Val.
Juan Aguilar    3    14:46    2    0    2
Alberto Miguel    2    17:34    0    1    -3
Isaac López    0    7:25    0    0    -3
Franco Rocchia    0    10:42    1    0    1
Pep Ortega    12    15:03    0    4    12
Sergio Olmos    0    14:20    0    5    0
TOTAL    64        13    42    71.

Alicante:

Nombre    Ptos    Min.    As.    Reb.    Val.
Pedro Rivero    5    16:22    3    3    9
Rafa Huertas    9    23:21    1    4    11
Shaun Green    3    17:10    1    0    -3
Taylor Coppenrath    7    26:47    1    6    8
Guillermo Rejón    5    20:30    1    8    9

Nombre    Ptos    Min.    As.    Reb.    Val.
Albert Sabat    15    26:55    1    2    10
Roma Bas    12    20:30    0    0    9
Alex Llorca    9    17:25    2    2    13
Jesús Fernández    2    17:47    0    6    4
 Darryl Middleton    2    13:13    0    4    3
TOTAL    69        10    40    77.

ÁRBITROS. Francisco Morales Ruiz y Raúl Blanco Castello. 

INCIDENCIAS. Partido correspondiente a la cuarta jornada de LEBOro, disputado en El Plantío ante  unos 2.500 aficionados.

Parciales: 15-16 (primer cuarto); 11-21 (descanso, 26-37); 18-19 (tercer cuarto, 44-56);
20-13 (final, 64-69).

Víctima de sus errores. De esta forma Autocid Ford anotó la segunda derrota de la temporada. Perdió en los últimos minutos, ante su afición y frente a un buen equipo dirigido por el debutante Rubén Perelló.
Se puede alegar ansiedad y buscar cualquier tipo de ansiedad, pero la realidad es palpable, Autocid Ford comente el error de la pasada campaña y es el no acertar a romper la defensa zonal del contrario. El año pasado se hablaba de los cortos porcentajes en triples y solo cuando un tirador estaba inspirado se ganaba el partido. Aquella imagen se repitió anoche. Solo se acertaron 6 de 26 intentos (23.1%) frente al 43,5% del Lucentum Alicante.
Sin embargo, esa carencia se suplió en momentos puntuales con una mayor agresividad defensiva, sobre todo en el robo de balón y en el rebote. Pero esta intensidad duraba escasos minutos, los suficientes para acortar distancias con Alicante e impedir que los de Rubén Perelló mataran el partido. Cuando se acercaban en el marcador reaparecían los fallos. Anoche, Rubén Perelló ganó la partida a su maestro, Andreu Casadevall, y lo hizo ante una afición, entregada con Autocid, que sufre con las derrotas de su equipo.
 
Ritmo levantino

Había mucha expectación por ver cómo se desenvolvía Rubén Perelló en su nuevo cometido y como máximo responsable técnico del Alicante. En Burgos aprendió que una de las lagunas más significativas de Autocid Ford era romper la defensa en zona y la puso en práctica desde el primer minuto con Pedro Rivero, Rafa Huertas, Shaun Green, Coppenrath y Guillermo Rejón.
Por su parte, Andreu Casadevall también estableció el mismo sistema defensivo con Dani López, Jeff Xavier, Marcus Vinicius, Jorge García y Luke Sikma. A los burgaleses les costaba anotar y más si se contrasta con la facilidad del exburgalsista Rafa Huertas, el veterano Pedro Rivero y el joven Shaun Green. Cuando el lanzamiento le salió al tercer intento a Jorge García (6-6) se sintió en El Plantío una cierto alivio, pero fue un espejismo. El orden establecido se resquebrajó y el juego se convirtió en un laberinto del que sacaba mayor ventaja Alicante (10-15 y 15-16).
Con Juan Aguilar, Alberto Miguel, Marcus, Pep Ortega y Sergio Olmos y una nueva advertencia de Andreu Casadevall el juego y el orden empieza a hacer acto de presencia. Hay un intercambio de canastas pero es evidente que bajo esa dinámica el partido no se iba a ganar. Tiempo muerto del técnico burgalés, que no sirve de mucho pues los balones son repelidos por el hierro mientras que Alicante anota con facilidad gracias al base Albert Sabat y al alero Roma Bas. Los pupilos de Rubén Perelló logran su máxima ventaja (24-37).
Como apuntaba el técnico balear en rueda de prensa:«dejar en 26 puntos a un equipo como Autocid demuestra que hemos hecho una buena defensa». Sus palabras son reveladoras y reflejan una gran evidencia.

Defensa

Tras el paso por vestuarios los jugadores anfitriones salen mucho más activos: presionan todos los balones, cortan las lineas de pase, juegan rápido y el balón llega a canasta. Consiguen un parcial de 13-1, que coloca el marcador en 40-41. Reacciona rápidamente Rubén Perelló y pone a los dos bases en la pista para mover el balón con más fluidez y saca al inspirado Roma Bas por un desdibujado Shaun Green.
Los movimientos en el banquillo de Alicante rompen la intensidad de Autocid Ford y aunque Sergio Olmos se encarga de cerrar al veterano Darryl Middleton no se generan buenas jugadas de ataque (44-53). La desesperación de Casadevall es tan grande que hace debutar a Franco Rocchia. El argentino hace un buen trabajo defensivo pero el mal de Autocid era el ataque, donde nadie asumía la responsabilidad.
En el último cuarto, fue Pep Ortega el que aportó todas las dosis necesarias de coraje y con su fuerza contagió al equipo. Un triple del pívot catalán (55-62) hizo concebir esperanzas (61-64), pero se fallaron canastas fáciles tanto bajo el aro como desde la línea de 6.75. Sin embargo, hubo más opciones de ganar con un triple de Pep Ortega (64-66), pero sus compañeros erraron el resto de lanzamientos y Autocid sucumbió.