La Semana Santa intentará ser Fiesta de Interés Turístico Nacional

N.L.V. / Aranda
-
La Ceremonia del Descendimiento se celebró este año en el atrio de Santa María. - Foto: DB

Se solicitará el reconocimiento para el conjunto, aunque se destacarán la Bajada del Ángel y la Ceremonia del Descendimiento como actos más significativos de estas celebraciones

Transcurridos los cinco años preceptivos que la normativa exige que deben pasar desde que se obtiene un reconocimiento autonómico para poder optar a uno nacional, la Semana Santa arandina aspirará a ser declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional. La Coordinadora de Cofradías y Hermandades Penitenciales de la capital ribereña, apenas han concluido los actos conmemorativos de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo, se ha puesto manos a la obra y se encuentra ultimando el dossier que entregará a la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Aranda para que inicie los trámites necesarios para obtener esta certificación, que debe iniciarse con el respaldo del pleno municipal.
Como ya se hizo para obtener el reconocimiento regional, se tramitará para toda la Semana Santa en su conjunto. Sin embargo, señala Rufino Criado, representante de la coordinadora y encargado de recabar toda la documentación con la que avalarán su petición, se pondrá el acento en dos de los actos de estas fechas, la Ceremonia del Descendimiento, que se celebra el Viernes Santo, y la Bajada del Ángel, del Domingo de Resurrección, por considerarlos los más significativos de estas celebraciones arandinas.
Respecto al Descendimiento, que este año se ha celebrado en el atrio de Santa María, se destaca su antigüedad que hunde sus raíces en los autos sacramentales del Siglo de Oro y la imagen de Cristo se adaptó para este acto por la Cofradía del Santo Entierro. «Es un acto muy emotivo, muy serio, que mueve mucho el corazón de la gente», indica el miembro de la coordinadora.
En cuanto a la Bajada del Ángel, se incide en su singularidad, ya que solo se celebra en otros cuatro sitios del país, aunque Aranda ha conseguido conferirle su propio estilo, convirtiéndolo en un acto más alegre y protagonizado por un niño de menor edad. «Por no hablar del marco que le confiere la fachada de Santa María», subraya.
Al margen de estos dos actos, también se incidirá en el completo programa en torno a la Semana Santa, donde todos los días hay alguna actividad. Por otro lado, se destacará el respaldo popular, directamente como integrantes de las ocho cofradías y hermandades, que aglutinan entre 200 y 700 socios, o participando en actos y procesiones. «La participación es muy amplia, el número de cofrades de cada cofradía también es muy alto y es algo sobre lo que queremos llamar la atención», señala Criado.
Los promotores advierten de que no se plantean ninguna fecha concreta para obtener esta distinción. Sí que reconocen que, aunque se pensó empezar a tramitarla antes de la Semana Santa de 2014, las especiales características de este año, en que no se han podido celebrar algunos eventos en su lugar habitual por los preparativos de Las Edades del Hombre, han preferido posponerla para que las personas que vengan a evaluarla la conozcan en sus verdaderas dimensiones.