Rubena diseña una posada rural en una vieja casa nobiliaria

I.P.
-

El Ayuntamiento invertirá en torno a los 110.000 euros en la rehabilitación del inmueble para el uso turístico. Tendrá 4 habitaciones dobles y cocina-comedor

La casa da a dos calles y es colindante a la taberna y al edificio del Ayuntamiento. - Foto: Jesús J. Matí­as

El Ayuntamiento de Rubena se ha hecho con la propiedad, por 40.000 euros, de otra casa del pueblo con dos objetivos, salvarla de la ruina que se cierne sobre el inmueble y dar a éste un uso que en esta ocasión va a ser la de posada rural. La corporación mantiene así su filosofía de conservar en buen estado los edificios de la localidad como ya hiciera hace unos años rehabilitando varios para ponerlos a disposición de los vecinos, como el de usos múltiples, a cargo de un taller de albañilería para desempleados, la cocina industrial o el merendero. 

En esta ocasión, la casa adquirida es un viejo inmueble deshabitado desde hace más de cinco décadas, detrás del que lleva años el alcalde, Ismael Ruiz, porque se ubica en un lugar estratégico, en la misma manzana que el edificio de la Casa Consistorial y la taberna, por lo que una vez rehabilitada se va a aprovechar del mismo sistema de calefacción (caldera de pellets)  que ya tienen aquéllos, además de utilizar materiales y aislamiento propios de passive house. La compra se ha retrasado porque había varios herederos, hasta que finalmente uno de ellos se quedó con ella y se puedo hacer la compra-venta.  

El proyecto, en el que se invertirá en torno a los 110.000 euros, convertirá la conocida como ‘casa de la señora Joaquina’ en una posada rural, tras una intervención que será en dos fases y que se centrará fundamentalmente en adecuar el interior al nuevo uso de alojamiento rural, ya que el exterior de piedra, en sus dos fachadas, se debe mantener al ser un edifico catalogado en las normas urbanísticas de Rubena, aunque no goza de protección especial, por lo que el proyecto no debe pasar por la Comisión de Patrimonio, afirma el regidor.

En la planta baja estará la cocina-salón-comedor y un baño.En la planta baja estará la cocina-salón-comedor y un baño. - Foto: Daniel Canas

La idea de este tipo de establecimiento surge porque Rubena no cuenta con ninguna casa rural, y aunque el alcalde entiende que esta debería ser una iniciativa privada, también cree que es una oportunidad para que el Ayuntamiento de un primer paso de cara a atraer turismo, a la vez que disponer de una vivienda en la que pueda acoger a alguna persona que se vea en un momento determinado con esa necesidad.

El alcalde espera que este proyecto sea un aliciente para que particulares se animen también a poner en marcha ese tipo de proyectos. Si así fuera, afirma, el Ayuntamiento en ese momento redefiniría el uso de esta casa nobiliaria, que ideas no le faltan al equipo de gobierno. Ismael Ruiz piensa, por ejemplo, en que bien podría readaptarse para acoger un espacio coworking y facilitar así la instalación en el pueblo de emprendedores, recogiendo el guante lanzado en ese sentido por personas de la comarca que han hablado de la carencia de esos espacios de trabajo comunes.

Dos fases. El edificio tiene dos plantas y entrecubierta, con una superficie por cada una de 73 metros cuadrados. En la primera planta la idea es hacer cocina-salón-comedor y baño y en la primera y segunda, dos habitaciones dobles en cada una con sus respectivos baños. Se mantendrán las estructuras con los materiales actuales, la madera y la piedra, dejando ésta revocada en las paredes interiores donde hay actualmente. La primera fase de las obras se centrará en la reparación de la cubierta, que está en mal estado, tirar forjados y hacerlos nuevos, picar la piedra de los muros, echar la solera y cambiar ventanas. La inversión primera rondaría los 50.000 euros, que se financiaría con Planes Provinciales y con ayudas de la convocatoria de eficiencia energética de la Sociedad para el Desarrollo de la Provincia de Burgos, Sodebur.

Ismael Ruiz, alcalde de Rubena, en la casa a recuperar.Ismael Ruiz, alcalde de Rubena, en la casa a recuperar. - Foto: Daniel Canas

Para una segunda quedaría hacer habitaciones y baños en plantas superiores y el amueblamiento.