El órgano invade Silos

DB / Burgos
-

Chapelet, reconocido organista, ofrece mañana un concierto en la localidad

A las 20 horas el monasterio será testigo de su destreza. - Foto: DB

La iglesia abacial del Monasterio de Santo Domingo de Silos acoge mañana, a las 20 horas, la actuación de uno de los mejores organistas a nivel mundial, nos referimos a Francis Chapelet. Silos no necesita excusa para ser visitado pero si, además, se añade el grandiosos sonido del órgano que acompaña a la visita, mejor aún.
Este organista francés es pionero en España en la restauración de los órganos ibéricos pero, además, es considerado el maestro indiscutible de la música de órgano en Europa. También es miembro de la Comisión del Ministerio Nacional de Cultura Francés para la construcción y restauración de estos instrumentos.
Durante su concierto en Santo Domingo de Silos interpretará obras de Guilain-Freinsberg, Juan Cabanilles, Francisco Correa de Arauxo, Dietrich Buxtehude y varias obras de Bach, además de abrir el concierto con una obertura improvisada.
Natural de Pèrigord, en el sureste de Francia, realizó sus estudios musicales en el Conservatorio Superior de Música de París donde cosechó los primeros premios de Armonía, Órgano e Improvisación. Desde 1964 hasta 1984 ha sido titular del Órgano de San Severín de París, considerado entonces como el mejor órgano de la capital francesa. Durante veinte años ha sido profesor de órgano e improvisación del Conservatorio Nacional de Burdeos.
Especial relación mantiene Chapelet con el órgano de Covarrubias, del que sacó a luz y puso en la escena pública todo su esplendor y prodigio.
Actualmente trabaja en la fundación Francis Chapelet en Abarca de Campos, Palencia, con el Proyecto Custodio para la recuperación y mantenimiento de los órganos de la Tierra de Campos. Pero es que también ha construido su propio órgano con algunos tubos que datan del siglo XVIII, procedentes de un órgano veneciano que se iban a fundir y él recuperó.
La fachada de este instrumento de propia fabricación es una imitación del primer órgano que Chapelet conoció en España cuando tenía 20 años, el órgano de Covarrubias.