La añada 2018 de Ribera del Duero, muy buena

DB
-
Brindis por la añada 2018 de Ribera del Duero. - Foto: DB

El Consejo Regulador desvela la calificación

La añada 2018 de Ribera del Duero ha recibido la calificación de muy buena, según acaba de anunciar el Consejo Regulador.

La cosecha ha sido "buena en cantidad y buena en calidad" y ha ofrecido vinos con un "color muy bonito, muy intenso y potencial de envejecimiento muy bueno", ha destacado el jurado.

"Una cosecha muy buena se podía esperar y se ha refrendado. Todos lo pasamos mal el año pasado", ha reconocido el presidente de la Denominación, Enrique Pascual.

El Consejo Regulador ha contado este año con un Comité Excepcional de Calificación, formado por nueve profesionales del mundo de la sumillería y la comunicación, personalidades de influencia que trabajan en contacto directo con el consumidor, responsables de la selección de vinos en restaurantes de referencia, y cuyas trayectorias han sido reconocidas con importantes premios, como Meritxell Falgueras y Almudena Alberca.

LA COSECHA

El invierno de 2018 fue, como suele suceder en Ribera de Duero, frío y desafiante para las plantas de vid, alcanzándose temperaturas de hasta -12ºC, continuando las bajas temperaturas  durante  el  principio  de  la  primavera  con unos  meses  de  febrero  y  marzo  bastante  fríos.  Finalmente  la  lluvia hizo su aparición en la zona, en abundantes cantidades, a finales del  invierno y durante  la  primavera. Así las cosas, el desborre  se  produjo  de  forma generalizada   en   las   fechas   habituales   de   finales   de   abril.

A finales del mes de junio las lluvias finalmente se detuvieron y se registraron temperaturas más cálidas, propiciándose las condiciones ideales para una buena fructificación y cuajado de los  frutos  que  ya  en  ese  momento  auguraban  una  abundante  cosecha. En  julio las  temperaturas  fueron  algo  inferiores  a  lo  habitual,  lo  que  propició que  las  plantas  continuaran  con  su  rápido  desarrollo  ayudado  notablemente además por las abundantes reservas hídricas. Durante  el  proceso  de  maduración, con temperaturas muy  cálidas  en  septiembre  y  más altas  de  lo habitual  en  octubre,  se produjo una evolución  rápida  en  el caso  de  las  plantas  que  tenían  menos  cantidad  de  uva (los viñedos afectados por las heladas y aquellos de mayor edad), debiendo posteriormente los viticultores  esperar un  poco  más para la  perfecta  maduración  en  el  caso  de  las plantas con mayor   producción,   lo   que   fue   una   nota   bastante   común   esta campaña debido a la dimensión de las bayas, superior a la habitual.

La campaña de vendimia fue más larga de lo  habitual, comenzando el día 17 de septiembre y finalizando justo al acabar el mes de octubre.

Lo  primero que sorprende de los vinos de los cosecha 2018 es su expresiva y rica gama de colores que forma un conjunto muy atrayente desde un punto de vista visual. La nariz, aunque aún no desarrollada, nos sitúa ya en estos momentos en vinos muy francos con un gran componente frutal. En  boca encontramos  vinos  frescos,  habiéndose  logrado  una  mayor  componente atlántica que en  otras  campañas  más  cálidas,  con  una  buena  acidez. Todo  ese conjunto  nos  da  sensación  de  equilibrio  y frescor,  así  como de sensaciones  frutales;  siempre  con  un  final  duradero  en  la degustación.

MÁS DE 50 VINOS

En su visita a la Denominación de Origen, el Comité Excepcional está disfrutando también de los atractivos turísticos y gastronómicos de Ribera del Duero. Durante dos días van a adentrarse en la comarca, conocer los lugares donde los vinos se elaboran, los paisajes, y todo aquello que hace únicos los vinos de la marca de calidad.

El Comité ha visitado El Lagar de Isilla, donde además de conocer su proyecto enoturístico y acercarse a los vinos de esta bodega, han tenido también la oportunidad de catar los vinos de bodegas Manchón Mieres, Traslascuestas, Monteabellon y Barco Las Culebras.

Esta tarde visitarán Bodegas Alonso del Yerro, donde se va a celebrar una comida de hermandad con el Pleno del Consejo Regulador maridada con los vinos de las bodegas Protos, Pascual, Martín Berdugo, Arzuaga Navarro, Avelino Vegas, Vizcarra, Bohórquez y Cair, además de los de Alonso del Yerro. 

Además, el Comité Excepcional de Calificación conocerá la labor de recuperación de viñedo viejo que realiza la bodega Dominio del Águila, para finalizar su estancia en la DO con una visita y cena maridada en Bodegas Balbás.

Al Comité se le obsequiará también con un lote de vinos de las bodegas Protos, Pascual,  Martín Berdugo, Avelino Vegas, Barco las Culebras, Manchon Mieres, Arzuaga Navarro, Bohórquez, Monteabellon, Félix Callejo, Aalto, Finca Villacreces, Vizcarra, Cair, La Loba, Real Sitio de Ventosilla y Uvaguilera.

El jurado, durante la cata.  DB
El jurado, durante la cata. - Foto: DB
Los miembros del jurado y del Consejo Regulador, delante de la sede.  DB
Los miembros del jurado y del Consejo Regulador, delante de la sede. - Foto: DB