La ciudad pagará un 87% más al año en dietas a los ediles

J.M.
-

Serán unos 450.000 euros. El Ayuntamiento destinará alrededor de 2,8 millones a pagar a sus corporativos durante todo el mandato

Sesión del Pleno del pasado mes de septiembre. - Foto: Jesús J. Matías

El acuerdo alcanzado al principio del mandato por el PSOE y Cs para incrementar las indemnizaciones que reciben los corporativos del Ayuntamiento por su asistencia al Pleno, a la Junta de Gobierno, de Portavoces y a las diferentes comisiones le costará al Ayuntamiento 450.000 euros al año. Ese es el gasto estimado que recoge el borrador del Presupuesto de 2020 y que, en la práctica, supone elevar en 200.000 euros, en un 87,5%, la partida contemplada para el ejercicio anterior (entonces se fijaba en 250.000).
El cálculo para los 4 años del mandato se traduce en que el Ayuntamiento pasará de pagar por este concepto 1 millón de euros a destinar 1,8 millones. Y aquí, no se incluyen las indemnizaciones por asistencia a los consejos de administración de Aguas, de la Sociedad de Promoción y del Instituto Municipal de Cultura (IMC), que se contabilizan en sus respectivas cuentas.

A estas indemnizaciones por asistencia de los corporativos hay que sumar los 72.735 euros anuales que percibe el alcalde y las retribuciones de los ediles con dedicación exclusiva, que también se han incrementado notablemente respecto a la anterior legislatura. Es decir, los 52.000 que se embolsará Sonia Rodríguez (PSOE), los 50.700 de la vicealcaldesa Nuria Barrio (PSOE), los 39.000 de Blanca Carpintero (PSOE) y los 32.250 de César Barriada (PP). Dicho de otra manera, alrededor de 245.000 euros al año y un millón en todo el mandato.

La suma de todas estas retribuciones, las procedentes de las dietas y de las dedicaciones exclusivas o parciales, harán que el gasto que soporte el Ayuntamiento en pagar a sus 27 corporativos sea de alrededor de 700.000 euros al año. Es decir, 2,8 millones a lo largo de toda la legislatura.

Pero no solo los concejales a título particular se beneficiarán de la mayor generosidad del Ayuntamiento. El acuerdo sellado en el Pleno que se celebró a finales del pasado mes de julio también elevaba las aportaciones que la ciudad realizará a las distinto grupos políticos. Si en el pasado mandato recibían 144 euros al mes como cantidad fija y 120 por cada concejal, ahora han pasado a percibir 1.000 euros fijos y 350 por cada edil.

En el borrador del Presupuesto de 2020 se prevé destinar 170.160 euros a los diferente grupos políticos frente a los 44.640 que estaban contemplados para el año pasado. Es decir, se ha triplicado con holgura esta partida. La factura de todo el mandato rondará los 680.000 euros, cuando antes la aportación de cuatro años no llegaba a los 180.000.

Cabe recordar que fueron el PSOE y Cs los que aprobaron la subida de las indemnizaciones en el Pleno. Pero también hay que matizar que el PP y Vox también participaron de un acuerdo previo que en líneas generales era muy similar (algunos conceptos eran más elevados y otros más bajos) pero del que se descolgaron después de que el alcalde anunciara que renunciaba al incremento de su retribución y se quedaba con la misma que tuvo su predecesor,Javier Lacalle. Podemos se opuso en todo momento a cualquier tipo de subida.

Los incrementos que se pactaron establecían que por acudir a cada sesión del Pleno (por lo general, una al mes) la indemnización pasaría de 238 a 375 euros por edil. Por asistencia a la Junta de Gobierno (se celebra semanalmente y solo está presente el Ejecutivo del PSOE) la indemnización crecería de 124 a 220 euros y por acudir a la Junta de Portavoces el desembolso caería de 275 a 250 euros.

Las retribuciones por asistencia a los distintos órganos de Gobierno solo los perciben los concejales que no cuentan con una dedicación exclusiva o parcial. Eso sí, estos últimos perciben también 3.000 euros brutos anuales si ejercen como portavoces de su grupo.

El resto de corporativos tienen derecho a percibir las indemnizaciones por asistencia hasta un máximo de 12 sesiones al mes. A partir de ahí no se cobra ninguna.

Los primeros meses del nuevo mandato estuvieron protagonizados, en buena medida, por las discusiones de los diferentes partidos por la subida de las retribuciones. La situación se tornó, por momentos, extravagante y el alcalde, Daniel de la Rosa, pidió incluso disculpas a los ciudadanos por el espectáculo.

La polémica se revivió también en los consejos de administración de la empresa municipal Aguas de Burgos y de la Sociedad de Promoción. Y aunque fueron el PP y Cs los que sacaron adelante las subidas, el resto de partidos no han renunciado a ellas.