Espinosa versus historia

A.C.
-

Los vecinos recrearán el nacimiento del cuerpo de Monteros del Rey y los juglares recordarán en el mercado la gesta de Gonzalo Gómez de Espinosa con Magallanes

La recreación de la obra De Espinosa, los Monteros dura una hora y media y avanza de los años 1006 a 1208. - Foto: A.C.

Una buena parte de los vecinos de Espinosa decidió en 2006 convertirse en actor o figurante de la recreación de su historia más representativa, la de la creación del Cuerpo de los Monteros del Rey allá por el año 1006. Un total de 22 actores y 65 figurantes y bailarinas siguen saliendo a escena cada mes de julio y volverán a hacerlo «con la misma ilusión o más», en las noches del viernes, sábado y domingo, próximos. Muchos de ellos han crecido durante estos catorce años dentro y fuera del escenario y han ido variando de papel o manteniendo los que interpretarán una vez más.
María Llarena, ahora Sancha, la esposa del montero Tello Téllez, fue antes Odila, una de las tres narradoras. Jóvenes, como Raúl Martínez, es uno de esos niños que han pasado de figurantes a actor y ahora a ser Pedro Núñez. Este personaje cuidaba al Rey Alfonso VIII, quien promulgó el privilegio donde quedan reflejados los 23 solares que en 1208 poseían los Monteros del Rey, todos ellos hijos de Espinosa. Hay quienes han sido fieles al mismo papel, como el Conde Sancho García que ha venido siendo interpretado por Ernesto Ortiz, o su madre, Doña Abba, Pilar Sainz Maza, quien se enamora ciegamente del moro Mohamed Almohadío. En el reparto se cuenta incluso el nuevo alcalde de Espinosa, Raúl Linares, quien se volverá a enfundar el traje de Menendo, consejero del Conde Sancho García.
La Asociación Cuna de Monteros está detrás de este trabajo, que todos los actores realizan de forma altruista y cuyo guión es de Andrés y Ana García (Ronco Teatro), directores del montaje desde sus inicios. No obstante, cualquier cosa que se pida a los vecinos o empresas locales se obtiene con rapidez, porque Espinosa y su Ayuntamiento están volcados en promocionar su atractivo patrimonio contando la larga historia que le precede.
visitas teatralizadas. Con esta misma finalidad, más de una docena de actores de Cuna de Monteros también realizarán el sábado y el domingo, a partir de las 12.30 horas, sendas visitas teatralizadas por la villa con una hora y media de duración. Arrancarán en la plaza Sancho García para continuar por el Palacio de Chiloeches, la casa del último montero, la Casa de los Marqueses de Legarda, el palacio de los Fernández-Villa, la casa de las velas de navíos y la iglesia de Berrueza. Llenas de humor y de guiños a la historia de la villa, renovaron guión el pasado año.
Pero no serán las únicas lecciones sobre el pasado que se podrán aprender disfrutando este fin de semana, dado que la localidad regresará al Renacimiento con un mercado de la época y sus juglares pregonarán y glosarán la vida de Gonzalo Gómez de Espinosa, (Espinosa de los Monteros 1479- Sevilla 1540). El que fuera alguacil mayor de Magallanes en la expedición que completó la primera vuelta al mundo, acabó dirigiendo la flota tras la muerte de Magallanes y con ella alcanzó Las Molucas en 1521.
Sin embargo, quien regresó antes y se llevó la gloria fue Juan Sebastián Elcano, al tomar el camino de vuelta hacia el oeste y circunnavegar la Tierra, mientras que el espinosiego sufrió un retraso por problemas en su navío y obedeció las ordenes de regresar por el Atlántico, lo que le costó acabar preso de los portugueses y tardar años en volver a España. Lo logró en 1527 y el rey le nombró oficial a su cargo.
mercado renacentista. El mercado abrirá sus puertas sábado y domingo, a las 12, con el pregón que dará cuenta de como Gonzalo Gómez de Espinosa fue designado alguacil mayor de Magallanes en 1519. Habrá pasacalles y talleres por la mañana y a las seis de la tarde de ambos días una recreación interpretará el recibimiento a Gómez de Espinosa tras su hazaña con la Armada. Por las noches, a las once, ambos días se ofrecerá un espectáculo de fuego con malabares y pirotecnia. Productos de artesanía y agroalimentarios se podrán encontrar en el mercado, donde no faltarán coplas, romances y villancicos de la época.