Kilómetros de amor

Angélica González / Burgos
-

'Corro por ti' fue el lema con el que Smurfit Kappa desarrolló ayer su tercera carrera en favor de la investigación contra el cáncer, en la que participaron más de 2.000 personas y que recaudó 28.500 euros

Más de dos mil personas se calzaron las zapatillas para correr a favor de la investigación contra el cáncer. - Foto: Luis López Araico

Quizás no se pudo apreciar bien. Había miles de personas y la música atronaba por los altavoces. Pero ayer el Paseo de Atapuerca fue el escenario de momentos muy emotivos, de nudos en el estómago, de muchos recuerdos. Pilar, por ejemplo, no pudo retener las lágrimas cuando vio que en la camiseta con la que su hija Sonia había participado en la tercera carrera organizada por la empresa Smurfit Kappa contra el cáncer, estaba su foto y la de su marido, Emeterio. Ambos han pasado por el tremendo diagnóstico. Por suerte, ella está bien del tumor de mama mientras que Emeterio se halla convaleciente de una recientísima operación de próstata. YSonia quedó la quinta en su categoría.  
Natalia tampoco quiso esquivar la emoción. Hace veinte días que ha perdido a su padre, Roberto, por un cáncer de garganta. Solo tenía 66 años. Así que esta joven, su marido -que participó en la prueba deportiva- y su pequeño hijo no dudaron en colocar en sus camisetas el lema ‘Roberto, esta carrera es por ti’. Hubo más casos. Eduardo, por ejemplo, se sumó a la prueba deportiva por su joven amiga Lourdes, a la que se le ha cruzado en la vida un cáncer de mama. Marisa, por su hermana Arancha, que está peleando contra ese mismo tumor como una jabata. Detrás de las zapatillas de cada uno de los runners que tomaron el centro de la ciudad había un nombre, una historia, quizá una ausencia. 
El lema elegido por la empresa, Corro por ti, se hizo dolorosamente real. Pero los participantes se sobrepusieron y atacaron con brío los kilómetros que se les pusieron por delante, cinco o diez en función de las capacidades, las ganas o el humor de cada quien; corriendo o andando. Hubo palmarés, claro, y los premiados se llevaron morcillas y vino y otros productos de los patrocinadores. En total, más de 2.000 corredores y 1.200 andarines hicieron de la tercera edición de esta prueba deportiva toda una fiesta de amor del bueno que, además, tuvo su lado práctico y nada desdeñable: 28.500 euros de recaudación que irán de forma íntegra a la Asociación Española contra el Cáncer (AECC), que los destinará a la investigación. 
El presidente en Burgos de este colectivo, Enrique Plaza, se mostró enormemente feliz por la generosa respuesta de los burgaleses para la causa que representa, que esta semana, por cierto, estará muy presente con la entrega de las becas de investigación por parte de la reina Letizia el miércoles en el Fórum Evolución.  Por su parte, Javier Cerceño, responsable de seguridad de la carrera y miembro del departamento comercial de Smurfit Kappa, afirmaba que esta actividad deportiva dentro del área de responsabilidad social corporativa «se está convirtiendo en una cita ineludible para la ciudad, parece que a la gente le gusta la carrera y que la está esperando».