La FEC mantiene el pulso y dice que la huelga no cambia nada

J.D.M.
-

La patronal del comercio insiste en negociar el convenio «por separado» pese a la voluntad sindical de unificar los pactos

La FEC sostiene el pulso y dice que la huelga no cambia nada - Foto: Patricia González

La primera jornada de huelga del comercio burgalés «no ha cambiado nada» en el pulso que mantienen los sindicatos y la patronal del sector. Al menos eso piensan desde la Federación de Empresarios de Comercio, cuyos miembros no tienen prevista «ninguna reunión» próximamente para variar su postura en este conflicto, sino que insisten en «negociar los cuatro convenios (comercio mixto, del mueble, de la alimentación y del equipamiento de la persona) de manera separada». UGT y CCOO, por su parte, ya adelantaron a este periódico que si la FEC no reconsidera su posición en las próximas semanas, «volveremos a salir a las calles» los días 23 y 24 de diciembre, pero «con más contundencia», prometieron.
El pasado sábado, en mitad del puente de la Constitución, se celebró el primero de los cinco días de huelga convocados por los sindicatos como forma de presión para desbloquear la negociación del convenio (o convenios) del sector, que lleva muchos meses enquistada porque las posturas entre las partes siguen enfrentadas. La huelga paralizó buena parte de la actividad de este gremio durante la mañana y buena parte de la tarde, especialmente en el centro de la ciudad, donde hubo tiendas que ni abrieron y otras que echaron la persiana a la llegada de los manifestantes.
Aunque el seguimiento «no fue total», los sindicatos mostraron su satisfacción con lo conseguido en una jornada comercial que tildaron de «inhábil»; la patronal, por su parte, dice que no se sorprendió por la respuesta de la parte laboral, que «mayoritariamente en el grupo Inditex secundó la huelga».
Desde la FEC se reconoce el derecho de los trabajadores a manifestarse y a hacer huelga pero también el de abrir los negocios y acudir al puesto de trabajo. Ambas partes admiten que si bien no hubo episodios violentos, sí algún conato de enfrentamiento, como el ocurrido frente a la tienda Ale Hop, donde los piquetes invadieron el local para exigir su cierre y la Policía Nacional intervino para calmar la situación.  

[más información en la edición impresa]