La parroquia de San Josemaría Escrivá coordina el Vía Crucis del Castillo

I.L.H. / Burgos
-

Miembros de la futura iglesia se involucran en la Semana Santa portando la Cruz Rústica y preparando junto al abad las oraciones

Como siempre, fueron muchos los feligreses que se congregaron en el Castillo. - Foto: Ángel Ayala

Con una treintena de antorchas recién estrenadas -se cambiaron el año pasado-, el Vía Crucis Penintencial del Lunes Santo salió puntual de la parroquia de San Esteban camino del Castillo. Las fechas de esta Semana Santa, que han caído con el cambio de hora ya efectuado, hizo que la procesión ligada a la luz de las velas iniciara de día su recorrido. Aún así es una de las procesiones con más encanto y suele ser de las más concurridas, como volvió a suceder ayer:el elevado número de participantes ocupaba en extensión más de tres estaciones del Vía Crucis.
El abad de la Semana Santa, Saturnino López Santidrián, se estrenó en el cargo como coordinador del repaso a las oraciones, aunque quien portaba el micrófono era el anterior abad, Javier Rodríguez Velasco. La comitiva fue deteniéndose en las laderas del Castillo como correspondía a las estaciones de la procesión, con los costaleros sufriendo según la pendiente se hacía más pronunciada. Con los rezos correspondientes y cada estación entonada por un cofrade distinto, el Vía Crucis se fue desarrollando sin mayores novedades, salvo la de la coordinación junto al abad de la Semana Santa de una parroquia que aún no lo es.
El año pasado ya se encargó de escoltar la procesión la todavía sin fundar parroquia de San Josemaría Escrivá y en esta ocasión se ha involucrado aún más en su desarrollo y organización. Como aún no son formalmente una parroquia, sus miembros no pueden tener una cofradía propia, pero la devoción les ha hecho participar de una manera más estrecha siendo ellos quienes portaban en andas la Cruz Rústica con Sudario que le corresponde a la procesión del Lunes Santo.
Para salir vistieron los hábitos del Círculo Católico cedidos a tal efecto. Con capa verde y túnica crema, la indumentaria que corresponde a la cofradía de la Santa Columna les arropó en un recorrido apoyado en las antorchas y la oración. «A ver si se asientan como parroquia y de verdad apuestan por el Vía Crucis para intentar impulsarlo un poco más», detallaba Eusebio Barriuso, de la Junta de Semana Santa. Antes que ellos, la Cruz Rústica con Sudario y su recorrido ha sido responsabilidad de parroquias como San Esteban o San Lorenzo, entre otras.
Como curiosidad, las descubiertas ruinas de la iglesia de San Román se unieron al Vía Crucis, ya que se han hallado en el lugar que corresponde a la segunda estación.