Relatos con sabor amargo

S.F.L.
-

Agustín Molleda publica '¡AveMaría Purísima! Las chicas de San Cayetano', una novela donde relata historias de mujeres acogidas en el hospicio San Cayetano de León

El escritor Agustín Molleda. - Foto: DB

Viajar y escribir son las dos pasiones de Agustín Molleda, leonés de nacimiento y burebano de adopción. Se casó con una ‘salera’ y el compromiso que tiene con Salas de Bureba, además de familiar, lo es de amistad. Gran parte de su última novela, ¡Ave María Purísima! Las chicas de San Cayetano, que ha salido al mercado los primeros días de julio, la ha escrito en la localidad. 
El nuevo texto cierra la trilogía San Cayetano y en esta ocasión, en sus páginas se relata las miserias por las que pasaron las chicas acogidas en el viejo hospicio San Cayetano de León. Al igual que sus compañeros, los chicos de E-83 San Cayetano, «también sufrieron, aunque en menor medida, los desmanes de las monjas encargadas de su formación humana, espiritual y profesional», declara el autor. 
Moldea no tuvo que recurrir a nadie más que a su memoria para redactar los tres trabajos (E-83 San Cayetano, Extramuros San Cayetano y ¡Ave María Purísima! ) ya que fue testigo presencial de los hechos. Confiesa que únicamente describe, de manera novelada, muchas de las desagradables y degradantes vivencias acontecidas en los años 50 y 60 en aquel viejo orfanato, el más importante de León y uno de los más nombrados de España. 
Eligió escribir sobre un tema tan ‘duro’ por su condición de viejo hospiciano. «Se lo debía a los que fueron mis compañeros y compañeras que por diversas razones, han permanecido callados durante tantos años. Les he dado voz para que denuncien aquello que jamás quisieron contar», afirma. Es parte de la historia de su vida convertida en relatos, una época que fue crucial para su futuro. Solo tenía siete años cuando pasó de las manos de las monjas, en el hospicio de San Francisco, a la «disciplina de cinto y correas» de los Terciarios Capuchinos, una orden religiosa especializada en reformatorios.
Desde que el leonés se jubiló da rienda suelta a sus ganas de viajar, ni más ni menos que a pie. Desde entonces sus botas han recorrido miles de kilómetros en territorio nacional e internacional. Son sus aventuras las que le sirven de inspiración para continuar escribiendo. En Salas se relaja, cambia de aires y las palabras fluyen con mayor facilidad. «Si algo me retiene para acercarme a Salas más a menudo es el invencible frío del largo invierno y la escasa y pésima implantación de internet», sentencia.
El autor ha publicado un total de seis libros -incluyendo los anteriormente citados-, los tres primeros Hispania Ambulata, Anjara y El vía crucis de Katharina, con una temática totalmente dispar.