«La principal dificultad para los congresos en Burgos es el traslado hasta aquí»

H. Jiménez / Burgos
-

Vicente Serrano, presidente de la Federación Española de Empresas de Organización Profesional de Congresos

Serrano, durante su visita de la semana pasada a Burgos. - Foto: Jesús J. Matí­as

Este empresario andaluz fue elegido en febrero de 2012 para estar al frente del organismo que agrupa a los gestores de eventos de negocios de toda España y cuatro años después, en la cita anual que esta vez se ha programado en Burgos a comienzos de 2016, se despedirá del cargo para dar paso a una nueva directiva, pero quiere hacerlo con la satisfacción del deber cumplido.
 
El Fórum Evolución es el lugar elegido para la XXVIII edición del Congreso Nacional de OPC, una oportunidad para mostrar ante los profesionales las virtudes de una ciudad que se ha sumado tarde al carro de la organización congresual pero que trata de recuperar el tiempo perdido. La semana pasada Vicente Serrano estuvo en Burgos enfrascado en los preparativos del evento.
 
¿En qué consistirá la cita burgalesa?
Estamos en la fase de prospección para nuestro congreso, en el que durante tres días estarán aquí en la ciudad los principales organizadores de congresos de toda España y eso implica que durante ese tiempo vamos a tener la oportunidad de conocer lo que la ciudad ofrece. Al mismo tiempo tendremos un programa científico en el que la gente debatirá sobre los asuntos referentes al sector y propiciaremos la posibilidad de tener un encuentro con empresarios de la zona para trabajar con ellos. Lo importante del congreso no solo son esos días sino el retorno posterior que tendrá para la ciudad a través de los medios generalistas y especializados.
¿Cómo van los preparativos?
Tenemos ya avanzado el proyecto en el que van a participar muy activamente tanto el Ayuntamiento como la Junta de Castilla y León y hemos estado viendo las infraestructuras que necesitamos. Realizaremos en el Fórum Evolución la mayor parte del congreso, pero también utilizaremos salas de Cultural Cordón, el palacio de Castilfalé, el Teatro Principal, el palacio de Saldañuela o San Agustín. En este tipo de congresos es fundamental la implicación público-privada y a partir de la reunión que hemos tenido con el responsable de turismo y cultura del Ayuntamiento hemos propiciado la posibilidad de un encuentro empresarial el 27 de octubre en Burgos para valorar distintas actuaciones en materia de turismo de negocios.
En abril anunciaron el desarrollo de acciones previas que permitan estrechar lazos con el ámbito universitario y empresarial. ¿Esto en qué se traducirá?
Además de lo que le acabo de comentar para octubre, hemos tenido una reunión importante con la Fundación Caja de Burgos y hemos visto varias posibilidades de actuación, porque nos preocupaba que este congreso sea un punto de inflexión para facilitar la inserción y la participación de alumnos de las escuelas de Turismo, así que junto con la Universidad hemos visto que puedan participar ellos patrocinando inscripciones de alumnos y que al mismo tiempo los estudiantes puedan presentar comunicaciones que a su vez sean premiadas con la presencia durante un tiempo determinado en empresas del sector. De esta forma perseguimos que conozcan in situ las cuestiones que se debaten en un congreso de esta tipología y el contacto directo con los empresarios del sector. Es una oportunidad para la savia nueva.
Se habló también en su día de unos 250 asistentes al evento. ¿Mantienen esa cifra?
Sí, creemos que estará entre 200 y 250. Y a la vista de lo que hemos comprobado, Burgos presenta todas las cualidades para atraer al turismo emergente de negocios.
¿Qué fortalezas han apreciado en la ciudad para la organización de Congresos?
Es una ciudad fácil de andar, cómoda, cumple todos los requisitos como posible lugar de organización de congresos sostenibles. La verdad es que la planta hotelera es de gran relación calidad precio, con varios establecimientos que cubren las expectativas de cualquier profesional ligado al turismo de negocios. Y a través de la colaboración que hemos tenido con el Ayuntamiento se ve fácilmente que se está propiciando de forma activa la cooperación público-privada. También el acercamiento, el contacto personal que muchas veces echamos de menos en las ciudades grandes. Aquí se puede ir a pie a todos los sitios, se puede establecer un contacto directo.
¿Y qué debilidades?
El traslado. Llegar a la ciudad es complicado por tren y por carretera no está exento de cierta dificultad. Por eso creo que cuando el AVE sea una realidad, que va a ser ya, dentro de poco, Burgos se situará en un sitio preferente por todo el resto de sus características. 
¿Se notan brotes verdes también en su sector?
Hemos pasado unos años de auténtico desierto, desde 2007/2008 hasta 2013/2014. Era totalmente angustioso porque se perdió la necesidad de reunirse ya que había otras más urgentes. Pero este año ya estamos comprobando que tanto las instituciones públicas como las ayuntamientos, diputaciones o consejerías así como la propia universidad o colectivos empresariales están viendo la necesidad de seguir mostrando sus productos e intercambiar opiniones con el resto de cara a modificar las perspectivas tan malas de años anteriores. Así que los brotes verdes en nuestro sector son una realidad.
Casi todas las capitales españolas ya tienen un Palacio de Congresos y compiten entre sí. ¿No hay riesgo de saturación del sector?
Precisamente uno de los temas estrella que vamos a tocar en Burgos será la internacionalización. Entendemos que la tarta nacional ya está bastante repartida y tenemos que luchar mucho entre nosotros, pero si propiciamos actuaciones externas o si las instituciones nos ayudan en estos menesteres tendremos bastante ganado y conseguiremos sumar una tarta internacional que es la que tenemos que empezar a repartirnos.
¿Es rentable por sí misma la organización de congresos o siempre necesita el apoyo público, como sucede en el Fórum de Burgos?
Generalmente los congresos se financian con sus propios medios:con las inscripciones, las exposiciones comerciales y demás. Pero en el caso de congresos de tipología nacional, cuando una institución como la nuestra llega a ofrecer las excelencias de la ciudad, generalmente se necesita una colaboración porque el retorno para la ciudad después es importante para ella.
¿Hay algún caso de éxito de algún palacio de congresos que les parezca especialmente destacable?
Hay muchos palacios que se están gestionando con cierta autonomía, pero eso no quiere decir que el palacio sea rentable en sí. Normalmente son deficitarios pero porque son un servicio público, de la ciudad. Si valoramos la rentabilidad en el aspecto económico no lo son, pero si lo hacemos en el conocimiento de la gente que viene de fuera, o la difusión de la ciudad entre otras personas, es rentable al máximo
¿Qué factores determinan la elección de una ciudad como destino de congresos?
Hay varias cuestiones. Una de las premisas fundamentales son las facilidades de acceso que tenga una ciudad. Puede ser una ciudad muy bella pero si hay dificultades para llegar a ella no es bien recibida porque quienes tienen que acudir se encontrarán con serias dificultades. Además hay que tener en cuenta el entorno, tanto el legado histórico como el cultural porque el congreso tiene un espacio de ocio. Y también está la oferta de la ciudad. Algunas ofrecen una recepción institucional, o algún tipo de atención a los ponentes o una visita atrayente para los participantes... Hay distintos parámetros que ayudan.