scorecardresearch

Poza estrena hoy una ruta para ver los almendros en flor

S.F.L.
-

La Oficina de Turismo ha diseñado un trayecto apto para toda la familia a lo largo del que admirar este fenómeno, en su máximo esplendor estos 7 días

Hasta los años setenta se llegaban a recoger en Poza de la Sal hasta 200.000 kilos de almendras. - Foto: DB

A falta de ocio en espacio cerrados y de la celebración de eventos como consecuencia de la pandemia, Poza de la Sal ha visto en el almendro una fuente de inspiración para ganar turistas y motivar a los vecinos a colaborar en un proyecto natural. La Oficina de Turismo apuesta por esta especie arbórea, que luce espléndida en el momento en el que brota la flor, y ha diseñado una ruta de cuatro kilómetros para observar su floración, que se espera que llegue a su máximo esplendor este fin de semana y se mantenga siete días más. A partir de entonces, y en función de la meteorología, los árboles pueden conservar la yema hasta primeros de marzo.

Se trata del primer indicio para intuir que la llegada de la ansiada primavera está a la vuelta de la esquina. De ello da buena cuenta la villa. El manto blanco que cubre a los cientos de almendros que se extienden en torno a la localidad no dejan indiferente a nadie. Hasta ahora pocos interesados se han trasladado para contemplar el fenómeno. Seguramente la falta de información sea la causante. Por ello, la Oficina de Turismo apuesta por comenzar a promocionarlo, con idea de «consolidar la cita en años venideros», expone uno de los promotores.

La ruta, dirigida a todos los miembros de la familia por su fácil recorrido, es circular e irá acompañada, en un futuro, con señalización e información de cada zona. Los caminos que conforman el trayecto, que pueden seguirse en dispositivos digitales con la aplicación Wikiloc a través de un código QR, atraviesan las zonas con mayor concentración de estos árboles. Curiosamente, a partir de uno o dos kilómetros más allá del municipio, desde la terraza de la Bureba, apenas crecen almendros. Si bien, en el entorno de la villa pueden apreciarse centenares. Los vecinos más longevos atribuyen este hecho a la existencia de un microclima y de que el terreno goza de sol durante todo el día y a la vez permanece resguardado de los vientos por la ladera del Castellar.

QR para acceder a la ruta en Wikiloc.QR para acceder a la ruta en Wikiloc. - Foto: DBCon el éxodo rural y el abandono de la agricultura durante el siglo XX, el cultivo de la almendra en Poza fue experimentado un paulatino retroceso, traducido en la reducción del número de árboles y su abandono. Por ello, los objetivos que persigue esta iniciativa, aparte de volver a poner en valor su cultivo entre la población, es que el acontecimiento vaya conociéndose más con el devenir del tiempo, así como que el Ayuntamiento pueda organizar una agenda cultural más completa en torno a este recurso.

Sin olvidar que se trata de un fenómeno «muy bien ubicado en el calendario anual, puesto que febrero es un mes con poca afluencia turística para un municipio que apuesta por la desestacionalización», exponen fuentes encargadas de gestionar los recursos turísticos de la villa. La floración «reúne todas las posibilidades para convertirse en otro aliciente que anime al visitante a conocernos», añaden.