15.500 vergüenzas para concienciar

L.M.
-
15.500 vergüenzas para concienciar

La plataforma No más colillas en el suelo lleva 5 meses recogiendo cigarrillos de las aceras. Hoy (11:30 horas) tiene un acto reivindicativo en el patio de la Escuela de Relaciones Laborales (Barrio Gimeno, zona sur) en colaboración con Chamarileros

Se trata de un movimiento muy simple; con un pequeño gesto de los dedos, el cigarrillo, ya consumido y del que apenas queda el filtro, sale despedido desde la mano de su consumidor hacia el suelo.En escasos segundos cae contra la acera, la calzada o los jardines, y allí se eterniza hasta que los servicios de limpieza lo recogen, o, en el peor de los casos, como ayer tras la tormenta, acaba en una alcantarilla. Harta de estas situaciones, Rosa Bartolomé decidió poner en marcha a principios de año la plataforma No más colillas en el suelo, que inició la batalla en las calles burgalesas para concienciar a los fumadores de las repercusiones medioambientales que tiene un gesto como este.
La operativa era muy sencilla. Todos los interesados podían recoger cuantas quisieran, guardarlas en botellas de plástico y entregarlas en la tienda Golosín de la Avenida Cantabria. El propietario de este negocio, Miguel Ángel Cuenca, viejo amigo de Bartolomé, aceptó la idea de entregar un pequeño obsequio a todas las personas que se comprometían con la causa y aportaban su granito de arena. Desde los inicios, a principios de febrero, hasta la fecha, han recogido 15.500, o lo que es lo mismo, 775 cajetillas, con un potencial contaminador, de haber terminado en la naturaleza, de 775.000 litros de agua dulce o 124.000 de salada. «Ha salido mucho mejor de lo que me esperaba. Nunca se había hecho algo parecido y la repercusión ha sido fantástica», admite Bartolomé.

Una vez logrado su primer objetivo, la promotora de la iniciativa ahora se trasladará hasta la playa de la Barceloneta, en Barcelona, donde realizarán un acto central de concienciación esta misma semana.«Vamos a acudir desde Burgos para sumarnos a la causa y hacer ver al mundo que es una situación muy perjudicial para el medio ambiente», anuncia la artífice de la plataforma en Facebook.

Este encuentro se producirá el sábado, y acudirán personas de todo el país, mientras que hoy se ha programado otra gran limpieza de colillas de las calles de Burgos en colaboración con la peñaChamarileros. Todos los voluntarios que lo deseen podrán presentarse a las 11:30 horas en el patio de la Escuela de Relaciones Laborales (calle Barrio Gimeno). La cantidad que se recoja se enviará, junto a las 15.500 colillas ya en su poder, a la CiudadCondal. «Vamos a repartir ceniceros a los fumadores que veamos para tratar de concienciar y hacer ver el problema», afirma.

Aunque al principio no pensaban que fueran a lograr tanto apoyo, la participación ciudadana ha sido clave en la consecución del objetivo de las 15.500 colillas. «Tenemos que dar ejemplo para que la gente se pregunte por qué hacemos esto, por qué sale en los medios», indica Rosa Bartolomé, que confirma que la iniciativa no se detendrá y seguirán llevando a cabo campañas, dando consejos o información para que la situación se revierta. «Hay mucha gente que no tiene ni idea del grave perjuicio que supone tirar una colilla, y nosotros estamos para que lo sepan y tratar de corregirlo», sentencia.