El acceso a fármacos contra el cáncer se retrasa hasta 3 años

Agencias
-

Casi la mitad de los servicios de Oncología de los hospitales españoles reconoce que tiene obstáculos para prescribir los nuevos antitumorales que ya están disponibles en el mercado

El acceso a fármacos contra el cáncer se retrasa hasta 3 años - Foto: Andreu Dalmau

El 43 por ciento de los servicios oncológicos de los hospitales denuncia barreras en el acceso a los nuevos fármacos antitumorales. En algunos casos, transcurren hasta tres años desde que son autorizados y pueden ser prescritos por los profesionales, según un estudio de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM).
La exigencia de elaboración de un informe justificativo para cada paciente, que retrasa y, a veces, deniega el fármaco, y criterios de uso más restrictivos en algunas comunidades que los establecidos por el Ministerio de Sanidad son algunos de los obstáculos identificados por los expertos.
Pero también la selección de otros fármacos con la misma indicación pero diferente mecanismo de acción y la no aprobación o aceptación pendiente del fármaco por parte del hospital son otras de las trabas.
Los datos forman parte del Estudio SEOM de Acceso a Fármacos, que, además de conocer los mecanismos de toma de decisiones para la aprobación y uso de medicamentos innovadores, ha analizado también la disponibilidad a biomarcadores, que ayudan a clasificar los tumores para actuar de forma específica sobre ellos, lo que se denominada medicina de precisión.
La encuesta se realizó sobre 11 fármacos utilizados en cánceres de pulmón, mama, ovario y melanoma y cinco biomarcadores para identificar tumores de pulmón, ovario y melanoma.
La principal conclusión es que sigue existiendo heterogeneidad entre las distintas regiones en cuanto al ámbito en que se toman las decisiones vinculantes sobre el acceso a los medicamentos, si bien ha habido una tendencia a una mayor centralización.
Así, si hace cuatro años solo el 27,8 por ciento de esas decisiones se adoptaban a nivel autonómico y en el 65,3 por ciento dependía del propio hospital, ahora ese porcentaje se eleva al 42 por ciento, lo que, según el presidente de la SEOM, Álvaro Rodríguez-Lescure, supone una «mayor equidad».
El estudio revela que el rango de meses transcurridos desde que Sanidad aprueba la financiación de un fármaco hasta la aprobación para su prescripción en los distintos hospitales van desde los 0 a los 36 meses, con una media de entre cinco y 17 meses (11 meses).
Si se toma como referencia el momento en que son autorizados por la Agencia Europea del Medicamento, la demora llega a los cuatro años (la media general es de 8,75 a 26 meses).

Reducir la demora

Los expertos médicos son conscientes de que el retraso en la recepción del fármaco  supone una «pérdida de oportunidad para el paciente, ya que no dispone de un tratamiento que puede cambiar el curso de la enfermedad», destaca Rodríguez-Lescure.
Por ello, la SEOM pide reducir la demora que existe entre la fecha de aprobación de los fármacos para su comercialización en España y su prescripción a los pacientes.
En cuanto a los biomarcadores, que sirven para «predecir» si un paciente se va a beneficiar de un tratamiento determinado, no existe en España un procedimiento estandarizado ni un marco regulatorio para su evaluación, implementación y financiación en la práctica clínica, lo que, según el responsable de la SEOM, es un asunto «absolutamente preocupante» y al que hay que dar cabida.