La preocupación de los españoles por el paro baja al nivel de hace cinco años

EUROPA PRESS
-

La última encuesta del CIS revela que, pese a ser el líder de la lista, el desempleo ya no obsesiona a la ciudadanía como en marzo de 2012

La preocupación de los españoles por el paro baja al nivel de hace cinco años - Foto: Patricia González

El desempleo continúa siendo el problema que más preocupa a los españoles, pero la inquietud que genera bajó el pasado mes de septiembre al mismo nivel que registraba en enero de 2009, según el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), correspondiente al mes pasado, que también refleja un retroceso del pesimismo económico.
El informe se basa en un total de 2.444 entrevistas personales y domiciliarias realizadas en 239 municipios de 49 provincias entre el 2 y el 13 de septiembre y tiene un margen de error de más/menos 2 por ciento.
  En concreto, el paro aparece citado como el principal problema en el 75,3 por ciento de los cuestionarios, cayendo 1,7 puntos respecto al 77 por ciento que marcó en julio, y frente al 78,5 por ciento con el que arrancó el presente año. Conviene recordar que su marca récord desde el inicio de la crisis está en el 84 por ciento de febrero y marzo de 2012.
Además, septiembre ha sido el mes de la legislatura con menor porcentaje de españoles que consideran «mala» o «muy mala» la situación económica actual, bajando por primera vez del 80 por ciento (78,8 frente al 81,5 del mes anterior), y marcaron récord los que la califican de «buena o muy buena», aunque siguen siendo una minoría (1,6 por ciento, dos décimas más que en junio).
Por detrás de la falta de trabajo vuelve a figurar, como segundo quebradero de cabeza del español medio, la corrupción y el fraude, con un 42,7 por ciento de menciones, subiendo 1,2 puntos con respecto a julio, que acabó con el estallido del caso Pujol.
  En tercer lugar, repiten los problemas económicos con un 28,8 por ciento (ocho décimas más que dos meses antes) y el cuarto es, otra vez, para la clase política, con un 25,8 por ciento de menciones, seis décimas menos que en julio. En el 3,1 de las encuestas también aparecen alusiones al Gobierno y los partidos políticos.  
La Sanidad, citada en el 11,5 por ciento de cuestionarios, sigue como quinto problema y la Educación sube al sexto. Coincidiendo con el arranque del curso escolar, la inquietud por este asunto creció un punto llegando hasta el 9,6 por ciento de alusiones. En el séptimo escalón, pero perdiendo 2,4 puntos, figuran los problemas sociales (7,7).
  Asimismo, han aumentando siete décimas, hasta el 3,2, las menciones a la inseguridad ciudadana -tras la detención del presunto pederasta que actuaba en Madrid- y la inmigración, que sube ocho décimas y se anota un 3,6 por ciento.
La vuelta al cole también tuvo reflejo en la lista de problemas personales que hace el CIS con las respuestas de sus entrevistados, donde la Educación sube un puesto colocándose en quinto lugar con un 10,9 por ciento de menciones, frente al 8,7 de julio.
Esa relación de inclemencias que más afectan a los entrevistados sigue liderada por el paro, que roza el 45 por ciento de menciones, seguida de los problemas económicos (28,9), la corrupción y el fraude (13,5) y la sanidad (12,4). Tras la enseñanza, figura la clase política con un 9,4 por ciento.
Otro dato interesante fue el hecho de que el Centro de Investigaciones también preguntara al 41,4 por ciento que aún conserva su empleo si teme perderlo en el próximo año. El porcentaje de quienes contestan que lo ven «poco» o «nada probable» ha ido creciendo paulatinamente en los últimos meses, y ahora se sitúan ya en el 76,8 por ciento (frente al 75,5 de julio y el 73,8 de junio). En paralelo descienden los que auguran como «muy» o «poco probable» irse al paro: en junio eran el 15,2 por ciento y en septiembre han caído al 14,7 por ciento.
También aumenta casi cuatro puntos respecto a julio el porcentaje de los parados que creen que es «muy» o «bastante probable» encontrar un oficio en los próximos 12 meses, que se sitúa en el 34 por ciento, mientras que cae al nivel de junio el de los que lo consideran «poco o nada probable», el 58,6 por ciento.
En relación con la situación económica en general, se consolida la tendencia de reducción del pesimismo, pues a la visión menos negativa de la coyuntura actual se suma la consolidación de la tendencia a considerar mejor la realidad financiera de hoy con relación al año anterior.
Así, los que en 2013 pensaban que había mejorado sumaban en torno al 9 por ciento y ahora están en el 12 por ciento, y los que pensaban que había empeorado han pasado en un año del 50 al 36,4. Igualmente, son mayoría los que pronostican que dentro de un año será mejor (22,2 frente al 15 por ciento que había en junio de 2013).