Casi 200 niños se quedan sin endocrino y neuropediatra

Ó.C
-
Casi 200 niños se quedan sin endocrino y neuropediatra

El Ayuntamiento critica que se hayan eliminado, unilateralmente y sin dar explicaciones, las visitas de estas dos especialidades que venían desde Burgos para pasar consulta en Miranda

La falta de especialistas es uno de los problemas que se arrastran en el hospital comarcal y los últimos afectados serán los niños. En esta ocasión se debe a la carencia de un «neuropediatra y endocrino infantil», tal y como se indicó por parte del Ayuntamiento, desde donde ya han pedido explicaciones a la Gerencia de Salud de Burgos. En este sentido, se apuntó que desde finales de 2018 es cuando se dejó de prestar ambos servicios en Miranda, puesto que hasta ese momento varios profesionales se desplazaban desde el Hospital Universitario de Burgos (HUBU) para pasar consultas.
Desde la administración local, se señaló que la suspensión de esta medida «supone un detrimento de la calidad de asistencia sanitaria para numerosos pacientes», añadiendo que la cifra de afectados es de «casi 200 niños entre los dos servicios». Por este motivo, el concejal delegado de Sanidad, Pablo Gómez, ha pedido por escrito que se aclaren los motivos por los que los especialistas que se desplazaban desde el HUBU lo han dejado de hacer, puesto que se desconoce si ha sido una decisión de los propios facultativos o responde a una medida tomada por parte de la dirección del centro de Burgos o de la propia Gerencia. Además, desde se ha solicitado que «se tomen las medidas necesarias para paliar esta situación con el objetivo de prestar el servicio de nuestra ciudad».
Además la alcaldesa, Aitana Hernando, confesó que la gerencia del Santiago Apóstol ha remitido una carta a las familias afectadas por esta carencia, en la que se lamenta que «se ha intentado por todos los medios que esto no sucediese porque se considera que es negativo y que se han encontrado con una decisión unilateral por parte de Burgos», apuntó Hernando.
Para tratar de paliar en la medida de lo posible las molestias de ser tratados desde la capital, desde Miranda se da la opción de que «inicialmente los casos pasen a ser asumidos por la unidad de pediatría del hospital por lo que se les da a las familias unas nueva consulta», reveló Hernando, que en cualquier caso entiende que esto lo único que demuestra es «la buena voluntad de los profesionales», aunque se muestra partidaria de que se vuelva a tratar por medio de los especialistas porque resaltó que si no es así y con la solución planteada «hay casos que no pueden ser atendidos desde Miranda», indicó la máxima responsable municipal.
En cualquier caso, Gómez remarcó la falta de información en lo que se refiere a la plantilla médicos y a los especialistas que faltan en el centro comarcal.No obstante sí que afirmó que los problemas que se arrastraban en algunas especialidades se han subsanado. De hecho, en oftalmología está completa y dermatología y cardiología se estaría cubriendo con personal propio, aunque no con todas las plazas completas, resaltó Gómez.