De la gloria al infierno

DB
-
De la gloria al infierno

Carlos Barbero (Movistar Team) pasa de ganar en la primera etapa de la Vuelta a Austria a caerse y romperse la clavícula en la quinta. Tendrá que operarse

La mala suerte se cebó con Carlos Barbero (Movistar Team) en el mejor momento de la temporada. El burgalés estaba en un punto de forma álgido y lo había demostrado días atrás con su triunfo en la primera etapa de la Vuelta a Austria, pero cuatro días después sufrió una caída a dos kilómetros de meta y se rompió la clavícula. Se tendrá que operar y dice adiós al grueso de la temporada.

En la cuarta jornada de la ronda austriaca, Barbero iba en la cabeza del pelotón, bien colocado para luchar por una nueva victoria al esprint. A falta de dos kilómetros para la meta y con la carretera ‘picando’ hacia abajo, el triple ganador en Clunia frenó para tomar una curva y los que venían por detrás midieron mal y le tiraron. «Alguien me embistió por detrás y salí volando por encima de la bicicleta», explicó el burgalés ayer en la red social twitter.

«A veces el ciclismo es como cuando haces una pirámide de cartas con mucha dedicación, y cuando estás poniendo el último piso... viene uno y te lo jode. Te entra muy mala hostia, pero solo puedes coger las cartas y ponerte a construir de nuevo», añadió.

Pese al golpe moral que supone esta caída, Barbero dejó ver en su mensaje un halo de optimismo para recuperarse cuanto antes y volver a competir.
De momento y salvo que tenga una recuperación rapidísima, no podrá estar el próximo 13 de agosto en la salida de la Vuelta a Burgos, un ronda muy especial por lo que significa correr en ‘casa’ y porque casi siempre rasca una victoria en el exigente final en alto del teatro de Clunia.