El sector maderero pide que sus tráilers carguen hasta 17 toneladas más

G. Arce / Burgos
-

El aumento de la capacidad de los camiones, alcanzando las taras del resto de Europa, reduciría los costes de transporte en un 30%

En España solo se permiten camiones de hasta 18,75 metros y con un peso máximo autorizado de 40 toneladas. - Foto: Azúa

La patronal local de la madera, Burmadera, ha solicitado el uso de camiones más grandes para poder aumentar su competitividad, hacer viables muchos aprovechamientos forestales en la provincia que ahora no lo son por los elevados costes de transporte y generar más empleo en el ámbito rural. En concreto, quieren que el peso máximo autorizado de los camiones que transportan madera en rollo pase de las 40 toneladas permitidas en la actualidad hasta las 48 en el caso de vehículos de 5 ejes y 57 toneladas en el caso de los de 6 ejes.
La petición, explica Roberto García Varona, presidente de Burmadera, se basa en los pesos que ya se transportan en Europa, que alcanzan hasta las 60 toneladas en Suecia, Finlandia y Portugal o las 57 de la vecina Francia. De aplicar estos límites en España, la reducción de costes alcanzaría una media de hasta  un 30%, un porcentaje muy significativo dado que el transporte puede llegar a representar hasta el 50% o más de las operaciones de aprovechamiento maderero. Más carga supone además menos viajes y menos consumo de combustible.
El sector burgalés, integrado por 63 empresas y cerca de 500 trabajadores en la provincia, está principalmente enfocado a las exportaciones a Europa, África y también Asia, «pero no compite en igualdad de condiciones con los países más próximos» en lo que al transporte se refiere. «Si somos capaces de colocar el producto transformado en mercados internacionales con una mayor competitividad lograremos un mejor aprovechamiento de los bosques y beneficios sociales para la provincia», argumenta García Varona.
 
Tras la crisis.
El presidente de Burmadera apunta que este cambio legislativo -que ya se contempla la directiva europea del transporte por carretera dentro de sus excepciones- supondría un «impulso necesario» para una industria forestal que ha padecido en los últimos años el parón de su principal cliente, la construcción. «Hemos sobrevivido con mucho trabajo y con márgenes de beneficio bruto que no son suficientes para modernizar nuestras explotaciones y maquinaria», detalla García Varona, quien añade que la situación económica del sector, aunque favorecida ahora por la bajada de la cotización del euro, «todavía no se caracteriza por la estabilidad».
Si se aprobase el aumento de cargas, la dimensión de los vehículos no variaría, aunque previsiblemente habría una renovación de flotas con camiones de 6 ejes.