La PAH se encierra cuatro horas en Ibercaja para evitar un desahucio

G. Arce / Burgos
-
Siguiendo el procedimiento acordado con la Policía, los encerrados salieron de la sucursal arrastrados por los agentes hasta la calle. - Foto: Tomás Alonso

Los integrantes de la Plataforma no se dieron por satisfechos con la paralización del proceso y fueron desalojados a rastras de la sucursal de Gamonal por la Policía Nacional

Los integrantes de la Plataforma Antidesahucios de Burgos (PAH) protagonizaron ayer un nuevo encierro de 4 horas en el interior de la oficina de Ibercaja de la calle Vitoria 190 para exigir un acuerdo digno para José Antonio Sánchez Gil, sobre el que pendía el segundo intento de desahucio sobre la vivienda que ocupa en el barrio de San Cristóbal, que finalmente fue suspendido ante la presión del medio centenar de encerrados.
La negociación in extremis con la entidad financiera no logró que los integrantes de la PAHabandonaran por su propio pie la sucursal y fue finalmente desalojada a las dos de la tarde por los agentes de la Policía Nacional, que tuvieron que arrastrar hasta la calle a los ocupantes, que se limitaron a protestar a viva voz y con pitos sin oponer resistencia.
Entre ellos estaba José Antonio, parado desde hace 5 años y con las prestaciones por desempleo agotadas, que vive en un piso de 40 metros cuadrados ubicado en un segundo piso en un bloque sin ascensor. Este extrabajador de la construcción de 59 años mantiene una deuda con Ibercaja de más de 16.000 euros. Ante los reiterados impagos, la entidad ejecutó la vivienda, que sufrió un primer intento de lanzamiento en noviembre.
En un primer momento, explican desde la PAH, le propusieron la condonación de la deuda pero no el alquiler social que le permitiese ocupar la vivienda, pues el afectado no tenía ingreso alguno. Durante una moratoria del proceso de seis meses, José Antonio logró la Renta Garantizada de Ciudadanía de la Junta de Castilla y León, 426 euros, que le permitían hacer frente a un alquiler social.
«Ibercaja nos comunicó el lanzamiento de la vivienda en proceso ejecutivo para el 9 de mayo, además planteaba la condonación de la deuda si se devolvían las llaves, pero José Antonio no tiene a donde ir». La negociación prosiguió y se planteó un contrato de alquiler de 100 euros  mensuales, que la entidad aceptaba si se reconoce la deuda pendiente.
El tira y afloja desencadenó ayer el encierro, que comenzó a las 10,00 horas y terminó a las 14,00 sin que la dirección y el resto de empleados abandonasen la sucursal. A las 11,00 se cursó una orden de desalojo e Ibercaja anunció que paralizaba el lanzamiento -el lunes se lo comunicará al Juzgado de Primera Instancia Número 1 de Burgos- «en aras a intentar alcanzar una solución que interese a ambas partes».
La PAH recibió con escepticismo y preocupación esta política de ejecuciones hipotecarias que no contempla ni la dación en pago ni la condonación de la deuda, máxime, puntualizaron, cuando Cajacírculo ha sido absorbida recientemente por este banco «y tiene bastantes procesos en marcha».              
«Por mucho que digan que en España no se desahucia por primera vivienda, no es verdad:se desahucia».