El nuevo mapa de titulaciones descarta reducir grados

SPC
-

La consejera de Educación asegura que el sistema universitario de Castilla y León tiene una oferta "importante", por lo que apuesta por mejorar la calidad de las titulaciones existentes

Reunión de la consejera de Educación, Rocío Lucas, con los rectores de las universidades de Castilla y León. - Foto: Ical

El nuevo mapa de titulaciones, que se prolongará durante los próximos tres cursos, “pivotará” sobre la internacionalización de las universidades de Castilla y León (cuatro públicas y cinco privadas), con una apuesta “decidida” por los campus europeos y el “acercamiento” al Espacio Iberoamericano, pero sin la previsión de reducir el número de grados y másteres existentes. La consejera de Educación, Rocío Lucas, aseguró que el sistema universitario autonómico tiene una oferta “importante”, con 278 grados y 262 másteres, que cubre “prácticamente” todos los campos de conocimiento, por lo que “más que un incremento se necesita una mejora de calidad de lo existente”.

Antes de mantener una reunión en Valladolid con los rectores y vicerrectores de las nueve universidades de la Comunidad para sentar las bases del nuevo mapa de titulaciones, Lucas recordó, que tal y como se planteó en la pasada legislatura, no se puede hacer un crecimiento “incontrolado” de la oferta, sin tener en cuenta que eso requiere contar con recursos económicos, profesorado de calidad e infraestructuras. En todo caso, reiteró, en declaraciones recogidas por Ical, la apuesta de la Junta con las universidades con el compromiso de aumentar un 10 por ciento la financiación de las instituciones públicas a lo largo de la legislatura.

También defendió el refuerzo de las áreas de conocimiento en la que Castilla y León es “más potente” así como el acercamiento a la realidad del entorno, tanto al tejido productivo y empresarial como al mundo rural. Por otro lado, la consejera mencionó la modernización del modelo docente, que pasa por un “impulso” de la transformación digital y la formación ‘on line’ y no presencial.

Rocío Lucas valoró, según recogió la Agencia Ical, la experiencia del primer mapa de titulaciones consensuado con la Junta, que ha supuesto una base importante para abordar ahora el siguiente sistema y poner “un poco de racionalización”, además de fijar criterios de eficiencia y competitividad en un mercado laboral cada vez más cambiante. Eso supondrá, expresó, que en algunas universidades habrá un aumento de grados y en otras, una mejora de másteres y doctorados. “Hay que hacer un refuerzo de estrategias que sea de carácter regional”, precisó la consejera.

Planificación a tres años

Además, expuso que la experiencia ha demostrado que determinar previamente los títulos que se van a implantar en los próximos tres cursos académicos permite la planificación estratégica de las universidades y refuerza la calidad de los estudios. Pero también para que esa oferta universitaria se adapte a las necesidades de los sectores productivos de Castilla y León.

Abogó por que las universidades fijen las reglas de juego, en coordinación con la Consejería, para que posteriormente cada institución elabore su plan estratégico para los próximos tres años. Ahora, es el momento de analizar la demanda real de estudios y su distribución geográfica, los medios personales y materiales necesarios para garantizar la calidad de las enseñanzas que se quieran implantar y las posibilidades de inserción en el entorno.

La consejera defendió acometer las mejoras necesarias para potenciar la calidad de la oferta, vincular la formación al mercado laboral y la apuesta “muy importante” por la internacionalización pero sin olvidar que el nuevo mapa de titulaciones tendrá que centrarse en la internacionalización, con la búsqueda de los campus europeos y sudamericanos. También abogó por que los campus de las universidades sean un “elemento dinamizador y tractor” de la economía de Castilla y León, sin olvidar la apuesta por la docencia, la carrera investigadora y la transferencia de conocimiento.

El rector de la Universidad de Valladolid (UVa), Antonio Largo, coincidió con la consejera de Educación de que el sistema universitario de Castilla y León es “razonablemente bueno”, aunque debe continuar en esa línea para mejorar y buscar la excelencia. De ahí que valorara el modelo de la Junta a la hora de diseñar el nuevo mapa de titulaciones que, en su opinión, debe perseguir el objetivo de responder a las necesidades de la Comunidad y las demandas de los jóvenes, para que encuentren en la Comunidad los grados y los másteres deseados y que no se tengan que ir a otros lugares.

Largo significó que las universidades están “muy sensibilizadas” en que la formación va orientada a que los estudiantes tengan un desarrollo profesional “exitoso”. En todo caso, negó la idea de que la Universidad es una fábrica de parados al manifestar que la educación superior es una “garantía” de empleo y el “mejor ascensor social” de las clases más desfavorecidas.

Eso sí, reconoció que algunos de los empleos de determinadas áreas, ofrecidos durante la crisis económica en España, no han sido de la calidad deseada por los titulados. De ahí la fuga de talento a otros países, en busca de mejores ofertas.

También valoró la apuesta de la Junta por la internacionalización, que ya se inició en la pasada legislatura con un importante impulso, en coordinación con las universidades. En otro sentido, se refirió al desarrollo de la formación no presencial y ‘on line’ para mejorar la calidad de la docencia.

Mapa "ordenado" y "consensuado"

Preguntado por la postura de los rectores en esta primera reunión conjunta en la Consejería de Educación, el responsable de la UVa afirmó que no acude a este encuentro con peticiones concretas sino con la disposición de ponerse de acuerdo para tener un desarrollo “ordenado” del nuevo mapa de titulaciones. “Hoy venimos a diseñar conjuntamente y de forma consensuada la estrategia de cara al futuro y una vez fijemos las reglas de juego, cada universidad diseñará su estrategia y verá hacia donde debe orientar el desarrollo de las titulaciones y las áreas en que puede contribuir a un fortalecimiento del sistema universitario autonómico”, explicó.

Antonio Largo consideró que no sobran grados en Castilla y León, aunque apostó por fortalecer algunas titulaciones, que puede pasar por la implantación de los dobles grados. En este sentido, declaró que hay “modas”, tal y como ocurre ahora con los grados de matemáticos, ahora muy demandados por los estudiantes porque las empresas se “rifan” a esos profesionales cuando hace unos años apenas había matriculados.

En cuanto a la posibilidad de implantar nuevas facultades de Medicina en la Comunidad, la consejera negó esa posibilidad. No en vano, aseguró que la actual falta de profesionales, tanto en Atención Primaria como Especializada, está más relacionada con la escasa reposición de efectivos en los años de la crisis. Además, señaló que es un tema que tiene mucho que ver con la oferta de plazas MIR, que depende del Ministerio de Sanidad.