Denunciado tras un aparatoso vuelco

DB
-
Denunciado tras un aparatoso vuelco

El vehículo que conducía sufrió un aparatoso accidente de circulación con el resultado de daños materiales

Fuerzas de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, han denunciado a un conductor de 32 años al detectar varias infracciones al Reglamento General de Circulación, al Reglamento de Conductores y la Reglamento de Transportes Terrestres, tras sufrir un accidente de circulación el pasado lunes.

A las 8:30 horas volcaba sobre la calzada un vehículo articulado con caída y pérdida de la carga que transportaba (un contenedor con turba), cuando circulaba por el interior de una rotonda a la altura del kilómetro 13’850 de la carretera N-623, en la Merindad de Río Ubierna.

A consecuencia del accidente se produjeron daños materiales en el vehículo y en los elementos de la vía, resultando el conductor sin lesiones aunque fue atendido por precaución por el personal facultativo desplazado al presentar un cuadro de desorientación y aturdimiento.

Las primeras gestiones, realizadas conjuntamente por las distintas especialidades que componen el Subsector de Tráfico de Burgos -en este caso Atestados e Informes, Motoristas y Transportes- se centraron en la identificación del conductor, que carecía en ese momento de documentación alguna, lo que a la vez permitió conocer una serie de irregulares y infracciones que han sido puestas en conocimiento de las administraciones correspondientes.

En tanto se investigan las causas del accidente, se ha conocido que carecía, por no haberlo obtenido nunca, de permiso de la clase C+E que habilita la conducción del vehículo articulado implicado, así como que tenía una suspensión en vigor del permiso de conducción de la clase B dimanante del Juzgado Penal número 2 de Oviedo, además de no haber realizado aún el curso de sensibilización y reeducación vial obligatorio para recuperar el carné.

Adicionalmente se ha verificado tampoco poseía la tarjeta de conductor para uso en el tacógrafo y del CAP (Certificado de Aptitud Profesional) lo que supone además de un riesgo para la conducción un posible fraude al detectarse el uso de métodos desleales con respecto al resto de profesionales del transporte por carretera.

Esta tarjeta de conductor es necesaria y habilita a toda persona que lo posea como conductor profesional, siendo obligatoria su inserción en el tacógrafo de los vehículos durante el periodo de actividad.

Acciones y omisiones al volante como las detectadas afectan directamente a la seguridad vial poniendo con ello en peligro la propia vida y la del resto de usuarios de la vía por grave riesgo de sufrir un accidente de circulación, como el caso que nos ocupa.

Además atentan de forma directa contra la filosofía de la implantación del aparato de control (tacógrafo) en cuanto a la seguridad vial, mejora de las condiciones de trabajo de los conductores y las reglas de una libre competencia en el transporte.