65 asociaciones aún no han cobrado las ayudas municipales

Adrián del Campo
-
El Balomnano Villa de Aranda es uno de los clubes que no han recibido la subvención nominativa. - Foto: Julio Calvo

Los convenios nominativos reparten 637.400 euros entre colectivos deportivos, sociales o culturales de Aranda. En el Ayuntamiento afirman que «empezarán a percibirse en breve» tras habilitar los presupuestos

65 asociaciones están pendientes todavía, cuando ha comenzado julio, de recibir las subvenciones nominativas que cada año concede el Ayuntamiento de Aranda. En total son 637.415 euros los que permanecen paralizados en las arcas municipales y a la espera de ser desbloqueados. En el equipo de Gobierno de la ciudad  afirman que los convenios «se empezarán a percibir en breve», aunque no se atreven a dar una fecha exacta. 

El retraso en el cobro de estas ayudas se debe a la demora en la aprobación de los presupuestos municipales. La falta de unas cuentas nuevas no permitía, según explicaron en el anterior equipo de Gobierno del PP, asignar estos convenios nominativos que se rigen de forma diferente a las subvenciones municipales ordinarias, que sí era posible conceder. Ahora mismo, informan desde la nueva corporación local, los presupuestos ya se han aprobado definitivamente (en términos burocráticos) y se está realizando el volcado de los datos en cada área. Una vez se finalicen estos trámites administrativos, se desbloquearían los convenios y las asociaciones empezarían a cobrar las ayudas.

Las subvenciones nominativas se reparten entre organizaciones de todo tipo. La mayoría son deportivas aunque también hay varias sociales, culturales, empresariales o educativas. La forma en la que el retraso en la percepción de las ayudas les está afectando varía mucho en función de cada entidad. Por ejemplo, en Asadema reconocen que no les daña mucho. «Como es una subvención insignificante para el volumen de la entidad nos da igual que nos paguen en enero que en diciembre. Tenemos los temas resueltos», declaran. En esta organización, el hecho de no depender de la ayuda local, cuentan con un presupuesto de dos millones de euros, no les hace dejar de ser reivindicativos. «Que el Ayuntamiento tiene que cumplir, sí, que son pocos generosos, también», sentencian.

El caso de Asadema es una excepción dentro de las organizaciones arandinas, la mayoría consideran «imprescindibles» para su existencia los convenios nominativos. Es el caso de la Asociación Cultural La Tanguilla, ellos tienen asignados 15.000 euros para realizar diferentes actividades como congresos o talleres. «Nosotros hemos hecho ya nuestra programación y tenemos deudas. Debemos 9.100 euros y la ayuda municipal es imprescindible para nuestro funcionamiento», declaran en La Tanguilla.

Aunque el retraso en el cobro de los convenios tampoco «es exagerado», se suele percibir «en los meses de mayo o junio», las diferentes entidades están muy pendientes de cuándo recibirán el ingreso. Para el Club Deportivo Atletismo Aranda los 18.100 euros de subvención «son fundamentales» y de momento no tienen deuda porque «como la gente sabe que van a cobrar, no les importa esperar a cerrar los pagos». «Los patrocinadores son comprensivos», admiten. En clubes de mayor tamaño, como el Balonmano Villa de Aranda, la demora en los convenios nominativos es más complicada. «La verdad es que nos afecta», reconocen en la directiva. Los 58.000 euros que les concede el Ayuntamiento representan más del 10% de su presupuesto anual y suponen una partida clave para «intentar cuadrar los últimos meses de la temporada». Reconocen en el club que el no haber recibido todavía la subvención les está llevando a priorizar unos pagos sobre otros, aunque no critican al Ayuntamiento y reconocen el «respaldo» que «siempre» les ha dado.

Asignación de las ayudas 

La asignación de los convenios nominativos se recoge en los presupuesto municipales del Consistorio. En un anexo propio se desgrana la cuantía de cada subvención, la asociación que la recibe y el fin al que se debe destinar. Uno de los mayores convenios es el Art de Troya, que percibe 80.000 euros para el Sonorama. Le sigue la Entidad de Conservación de Prado Marina, con 75.000 euros de respaldo. A continuación aparecen los dos grandes clubes deportivos de la ciudad: el Villa de Aranda y la Arandina con 58.000 y 55.000 euros respectivamente. Luego están entidades sociales como Cáritas (33.250 euros para el programa de Transeúntes) Fesma (30.000 para actividades y mantenimiento de su centro),  la UNED (24.000), Asemar (20.000)...