Riber Games cuadruplica sus socios y visibiliza una demanda

Adrián del Campo
-
Las jornadas de Riber Games ofrecen multitud de accesorios para atraer al mayor número de jugadores. En la imagen, el evento organizado en Fuentespina. - Foto: DB

La asociación comarcal de videojuegos crece de los ocho a los 33 miembros en dos años. Han realizado eventos con más de cien participantes en Aranda y ahora quieren un local fijo y saltar a los pueblos

Seguramente, para la mayoría de la población, el nombre de Riber Games no dice mucho, pero cada día que pasa tiene más importancia para un sector de la sociedad a veces no tan escuchado por el resto: los adolescentes y los jóvenes. Riber Games es una asociación comarcal de deportes electrónicos, de videojuegos, para que todo el mundo lo entienda; que está experimentando un gran crecimiento. Nació en abril de 2017 y en menos de dos años ya ha multiplicado por cuatro su número de socios. Ha pasado de los ocho fundadores a los 33 miembros con los que cuenta hoy. En esta corta pero trepidante existencia ya acumula varios éxitos, han organizado eventos online con más de 200 participantes y presenciales con un centenar de jugadores.

Todo apunta a que el crecimiento de Riber Games no es algo puntual, sino que va a tener recorrido en el tiempo. «Poco a poco nos conoce más gente y ocho o nueve horas durante tres días con diez puestos de juego se nos queda corto para todos los asistentes que hubo en la edición de verano de Riber Games Week. Aunque seguimos encontrándonos con jóvenes aficionados a los videojuegos que nos miran sorprendidos al comentarles que hemos organizado varios eventos en Aranda con una gran variedad de competiciones de videojuegos», señala uno de los fundadores y cabezas visibles de la asociación, Pablo Ramiro Pérez. Además, algunos adolescentes ribereños ya han mostrado, en las pasadas navidades, su interés en asociarse a Riber Games.

En la organización de e-sports han descubierto que existe una demanda real de los jóvenes de la comarca de contar con una oferta de eventos relacionados con los videojuegos. Por ello, en Riber Games no se detienen y ya se han fijados sus próximos objetivos. «Nuestro reto para este 2019 es conseguir llevar el entretenimiento a más localidades de la comarca. Cuando organizamos los eventos como Riber Games Week, suelo poner carteles por los pueblos cercanos a Aranda y prácticamente en todos me encuentro con adolescentes emocionados al ver el cartel, pero luego no pueden asistir al evento, pues necesitan que los traigan y lleven dos veces al día, durante tres días. Por eso nos ponemos a disposición de los ayuntamientos y asociaciones de vecinos, para acercar nuestra propuesta de ocio, decirles que no duden en contactar con nosotros para ver qué se podría hacer en cada caso. Por ejemplo, estas navidades estuvimos una tarde en Fuentespina y sus jóvenes disfrutaron mucho con el simulador de conducción, la realidad virtual y los otros dos puestos de juegos que montamos», declara Pablo.

De momento toda la estructura de la asociación se ubica en Aranda, donde han consolidado Riber Games Week. Un evento presencial de tres días con aproximadamente una decena de torneos y en el que se habilita un espacio para que los jóvenes jueguen en sociedad. En su pasada edición de verano consiguió reunir a cien participantes, a los que habría que sumar los muchos espectadores que se acercaron a la actividad. En este sentido, la organización también quiere crecer y este año empezarán a hacer dos Riber Games Week, una en verano y otra en navidades. Hasta ahora, la mayoría de sus acciones se centran en periodos de vacaciones porque sus socios son muy jóvenes, tienen una media de 19 años, y muchos estudian fuera de Aranda. Por eso, al margen de la Riber Game Week solo realizan pequeños torneos sin periodicidad. Para cambiar esto, les gustaría contar con un local durante todo el año. «Sería un gran salto para Aranda, pero para ello necesitaríamos ayuda por parte de instituciones y/o empresas», señala Pablo Ramiro Pérez. 

El propio socio fundador de Riber Games aclara que no se sienten olvidados por la administración y agradece el respaldo municipal: «Estoy muy contento con la ayuda recibida desde las Concejalías de Juventud y Festejos y Promoción, Innovación y Turismo. También es verdad que toda la ayuda que recibimos para la asociación va en beneficio de la población, entonces si recibiéramos un mayor apoyo por parte de estas instituciones se podrían llevar a cabo grandes acciones». Con grandes acciones, Pablo Ramiro se refiere al proyecto que ya están estudiando junto al centro comercial Isilla para ver «si en verano o Navidad se podría hacer algo tipo colonias...».

A pesar de su crecimiento y sus proyectos, siempre centrados en la Ribera y en dar un servicio más a sus jóvenes, el sector de los deportes electrónicos continúa sin estar muy valorado en la comarca. «Los videojuegos siguen en un segundo plano para la sociedad en general, pero este sector mueve más dinero que el cine o la música y cada año sigue creciendo. Además de eso, también crece el sector de los e-sports a un ritmo mayor, que ahí es donde se encuentra nuestra asociación. Netflix reconoce que su competencia no es otra plataforma de streaming o la TV, sino Fortnite, un videojuego», indica Pablo Ramiro. En Riber Games están convencidos de su compromiso con la Ribera y los datos están demostrando que satisfacen una demanda que existe, y que es de los jóvenes.