Unicaja y Liberbank se fusionarán en el segundo semestre

SPC
-
Fachada exterior de la sede de Unicaja

La fórmula jurídica de la operación será, previsiblemente, la fusión por absorción de Liberbank por parte de Unicaja, aunque unas hipotéticas Elecciones Generales retrasarían el proyecto

Los bancos de inversión contratadas por Liberbank y Unicaja para estudiar la viabilidad y conveniencia de llevar a cabo una fusión entre ambas entidades finalizarán sus análisis previsiblemente en la primera quincena de febrero, tras lo cual los consejos de administración de los dos bancos decidirán si siguen adelante con el proceso y, en caso afirmativo, elaborarán el proyecto común de fusión para finalmente ejecutarlo en el segundo semestre de 2019. 
Fuentes del mercado conocedoras de la operación han trasladado a Europa Press este calendario de un proceso que continúa en marcha y que se encuentra en la primera fase de realización de auditoría de compra o 'due diligence', en la que Mediobanca y Deutsche Bank están asesorando a las entidades. 
Esta primera fase interna de 'hacer números' no finalizará hasta alrededor de cinco o seis semanas después del cierre el ejercicio 2018 (primera quincena de febrero), aunque diversas fuentes ya estiman que los costes de la integración y reestructuración se situarán entre unos 350 y 450 millones de euros. 
Tras evaluar los datos, las cúpulas directivas de ambas entidades valorarán si seguir adelante con la operación y, en caso afirmativo, elaborarán un proyecto común de fusión, que sería presentado y aprobado posteriormente por las juntas de accionistas y, finalmente, por los reguladores. 
Según las fuentes consultadas por Europa Press, la fórmula jurídica de la operación será, previsiblemente, la fusión por absorción de Liberbank por parte de Unicaja, debido a que es la fórmula que menos distorsiones y complicaciones de tipo jurídico, societario o fiscal generaría. Lo más probable entonces sería que el actual presidente de Unicaja, Manuel Azuaga, ocupase la presidencia del grupo resultante y que Manuel Menéndez fuese su consejero delegado. 
En el proyecto común de fusión se acordará la ecuación de canje, es decir, la participación de cada entidad en el grupo resultante, para lo que se tendrán en cuenta factores como el tamaño, los modelos IRB o la tracción comercial, entre otros elementos. 

En el escenario más optimista, la fusión de Liberbank y Unicaja podría ser autorizada por los reguladores este mismo verano, pero previsiblemente el procedimiento será más lento y la operación culminará en el segundo semestre de 2019. 
Este posible retraso no estaría únicamente ligado a factores internos, sino también a elementos que se escapan del control de las entidades como, por ejemplo, una crisis de Gobierno o la convocatoria de elecciones generales, que podrían paralizar los procedimientos administrativos y la consecuente 'luz verde' a la operación.