Las negociaciones del Brexit siguen en punto muerto

Efe
-
Las negociaciones del Brexit siguen en punto muerto - Foto: STRINGER

May intenta 'in extremis' la controvertida salvaguarda irlandesa antes de que los diputados voten mañana sobre el acuerdo negociado con la UE

Las conversaciones entre el Reino Unido y la Unión Europea (UE) sobre el Brexit permanecen estancadas un día antes de la votación parlamentaria sobre el acuerdo negociado por el Gobierno, según indicaron hoy fuentes oficiales.
La primera ministra británica, Theresa May, habló anoche con el presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, tras un fin de semana de contactos técnicos entre ambas partes.
Las negociaciones entre Londres y Dublín, según las mismas fuentes, se reanudarán hoy a fin de conseguir los cambios que busca May sobre la controvertida salvaguarda irlandesa antes de que los diputados voten mañana el acuerdo con eventuales modificaciones.
Estos contactos se desarrollan pocas semanas antes de que el Reino Unido salga de la UE -el 29 de marzo-, dos años después de que la jefa del Gobierno comunicase oficialmente al bloque europeo su intención de abandonar el club comunitario.
Los medios locales destacan que el pacto del divorcio no ha sido modificado sustancialmente y es posible que sea rechazado cuando la Cámara de los Comunes lo vote este martes al término de un debate.
May quiere una garantía vinculante sobre la salvaguarda que evitaría una frontera dura entre las dos Irlandas.
Esa cláusula establece que el Reino Unido permanezca en la unión aduanera y que la provincia británica de Irlanda del Norte también esté alineada con ciertas normas del mercado único hasta que se establezca una nueva relación comercial entre ambas partes.
La primera ministra pide garantías de que el Reino Unido no permanecerá atado a las normas del mercado único si Londres y Bruselas no llegan a un acuerdo sobre su futura relación después del Brexit.
Si el pacto de la líder conservadora es aprobado mañana martes por los Comunes, el Reino Unido se retirará de la UE el 29 de marzo en virtud de los términos establecidos en ese documento.
En caso de que sea rechazado, entonces los diputados votarán el miércoles sobre si el Reino Unido debería marcharse de la UE sin acuerdo, pero si esto tampoco es aceptado, entonces habrá otra votación el jueves sobre si se solicitará un retraso del 'divorcio'.