Vigilancia a los hooligans ingleses también en Burgos

B.G.R.-I.E.
-

Muchos seguidores del Liverpool y del Tottenham dormirán en hoteles burgaleses. La Policía los tendrá controlados desde su llegada mañana en autobús procedentes de Bilbao

Vigilancia a los hooligans ingleses también en Burgos

La final de la Champions entre el Liverpool y el Tottenham también se juega en Burgos. Se desplaza tal cantidad de hinchas ingleses a España para disfrutar de esta importante cita deportiva que la oferta  hotelera de Madrid no da de sí para acoger a tanto hooligan. De manera que muchos aficionados se han visto obligados a contratar alojamiento en otras poblaciones alejadas de la capital de España, entre ellas la ciudad del Arlanzón. A sabiendas de que parte de los fans de estos dos clubes no vendrán a la capital precisamente a ver la Catedral -o no solo-, la Policía Nacional va a establecer un dispositivo para tenerlos controlados y evitar cualquier tipo de incidente, según confirmó este periódico.
Ni los hosteleros ni la Comisaría sabe a ciencia cierta cuántos hinchas se desplazarán a la capital burgalesa, lo que sí se conoce es que la mayoría llegará mañana en autobús desde el aeropuerto de Bilbao. La idea de la Policía Nacional es tenerlos controlados desde su entrada. Dormirán mañana en Burgos pero una buena parte ya no volverá tras viajar a Madrid para ver el encuentro deportivo.
La Federación de Empresarios de Hostelería está en contacto con las fuerzas y cuerpos de seguridad, incluida también la Guardia Civil, debido a que la afluencia de seguidores ha completado las plazas hoteleras no solo de la capital, sino también de Miranda, Lerma y Aranda, según afirma el presidente de la patronal provincial, Luis Mata, quien asegura que el aluvión de reservas de los aficionados de los dos equipos se produjo a través de los portales de internet en cuanto se conoció su paso a la final.
En ese momento, según añade, los alojamientos de la capital ya se encontraban al 70% al ser unas fechas «fuertes» por el turismo tradicional, la celebración de bodas y el aumento del número de peregrinos. «Calculamos que la afición inglesa ocupará en torno al 20 o 30% de las plazas hoteleras de la ciudad», afirma, añadiendo que no se puede avanzar un cifra exacta.
La actividad se concentrará la noche de mañana y de hecho hay empresarios de restauración que se plantean reforzar su plantilla ante la llegada de los seguidores. Y es que, para el sábado (día del evento) las reservas bajan hasta el 70 u 80%, porcentajes que, según el presidente de los hosteleros, son habituales en esta época. El motivo al que alude es el horario del partido, que empieza a las 21 horas, lo que puede llevar a muchos a no pernoctar ya en la capital burgalesa.
Mata asegura que las reservas de las que tiene constancia la Federación son de aficionados a título individual, entre los que se encuentran no solo los que aterrizan en Bilbao, sino también -según señala- los que llegan en ferry al norte y después en coche o directamente en su vehículo desde su lugar de origen. De igual forma, agrega que el partido no solo se ha notado en la actividad hotelera local, sino también en la de otras ciudades como Vitoria ante la dificultad para encontrar plazas en Madrid o de su alto precio. Al respecto, subraya que en Burgos «no se han subido las tarifas» por esta circunstancia.