Caja de Burgos llevará su sede al edificio anexo al Cordón

G.Arce
-

Las obras en el inmueble de la plaza de la Libertad comenzarán mañana lunes y se espera que pueda acoger la aceleradora de empresas y las oficinas de la Fundación para finales de año

Caja de Burgos llevará su sede al edificio anexo al Cordón - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

La Fundación Caja de Burgos cambia de sede, aunque seguirá compartiendo la Casa del Cordón con Caixabank. Para ganar en operatividad y espacio, la entidad benéfica ha decidido trasladar sus oficinas principales al edificio anexo que acaba de adquirir, el que hace esquina con las calles Cordón y La Puebla, y donde también se ubicará la aceleradora de nuevas empresas que está impulsando y que pretende ser un centro de referencia nacional en apoyo a las pymes y los emprendedores.
La compra, remodelación y puesta en servicio de este inmueble -que cuenta con protección patrimonial- se enmarca dentro de un proyecto valorado en 6,5 millones de euros. Tras el inicio de las obras -previsto para mañana lunes- los planes son que la nueva sede esté totalmente equipada y en funcionamiento para finales del presente año.
El cambio, subraya el director general de la Fundación, Rafael Barbero, no implica que abandonen la Casa del Cordón. Así, Caja de Burgos cederá el espacio que actualmente ocupan sus oficinas en la primera planta a Caixabank -que necesita para la gestión de su sede territorial- y mantendrá el uso de la zona noble del histórico edificio (despachos principales y sala del consejo de administración), de los que disfruta en régimen de alquiler por espacio de 50 años, según el acuerdo alcanzado entre la antigua caja y Caixabank.
Asimismo, la Fundación mantiene la propiedad de la zona destinada históricamente a la obra social de la caja de ahorros, que ocupan la sala de exposiciones y el salón de actos y que tienen un acceso independiente desde la calle Santander.
Barbero insiste en que es un cambio operativo que les permitirá centralizar su actividad en el edificio que adquirieron a finales del pasado mes de julio a la sociedad  Coral Homes, gestora del patrimonio inmobiliario de Caixabank. En ningún momento se pretende perder el vínculo con el emblemático edificio y, es más, el interés último de Caja de Burgos es que el palacio de los Condestables de Castilla, donde los Reyes Católicos recibieron a Colón de su segundo viaje a América, «nunca acabe en manos de terceros» si se diese el caso de su comercialización.

 

Más información en la edición impresa