Una danza para las meninas

I.L.H
-

Tres bailarinas de la Escuela Profesional de Danza Ana Laguna han actuado hoy en el Prado junto a jóvenes músicos del Proyecto Ibérico Orquestal, promovido por la OSCYL. Las coreografías han sido improvisadas a ritmo de Mozart y Stravinski

Un momento de la actuación en el Prado. - Foto: Goyo Conde

Les ha observado Diego Velázquez con pincel y paleta en mano, la infanta Margarita y el resto de la familia de Felipe IV. En la sala en la que está colgado el cuadro de Las meninas han actuado esta tarde una orquesta y tres bailarinas. Los visitantes que accedan a la sala número 12 del Museo del Prado, junto a los óleos del sevillano y la escultura del Hemafrodito tumbado -obra de Mateo Bonucellli- se encontrarán con música en directo y danza improvisada (por la mañana con los ensayos abiertos y por la tarde con la actuación en sí) a cargo de la agrupación Proyecto Ibérico Orquestal, promovida por la OSCyL, y las bailarinas de la Escuela Profesonal de Danza Ana Laguna: la alumna de 6º de Contemporáneo Lidia Cornejo, y las ex alumnas Sara Cubillo y Oziel Satrústegui.
El trío burgalés deberá acoplarse a la orquesta y los músicos a ellas para dar vida a piezas de Mozart y Stravinski con coreografías improvisadas. La estructura de base la tienen clara porque dos de las tres bailarinas repiten intervención con el Proyecto Ibérico Orquestal (PIO): "Todavía no sabemos con qué espacio vamos a contar para movernos. Si se va a acotar, si podremosdesplazarnos entre la gente y si habrá posibilidad de intervenir con el cuadro de Velázquez", apuntan como uno de las principales pautas.
"Emocionadas" con la posibilidad de bailar en el Prado y de hacerlo junto a Las meninas, barajan la posibilidad de hacer que la obra forme parte de la danza y dejarse inspirar por ella para provocar sus movimientos. "Veremos qué juego nos da. Pero de primeras es una gozada poder bailar rodeada de cuadros. Tiene que ser algo mágico estar además tan cerca de los músicos", añaden recordando las experiencias que ya han tenido involucrando a los músicos en su calentamiento, incorporándoles en una de las coreografías y haciéndoles incluso bailar.
Otro momento de la actuación. Otro momento de la actuación. - Foto: Goyo Conde"Hay una pieza en la que quienes improvisan son los músicos según los movimientos que nosotras realizamos. Luego nos juntamos las tres y hacemos una haka, una especie de ritual guerrero", explican. "Es divertido y también impredecible. Y aprendes mucho al lado de los músicos, de cómo entienden la danza, cómo la interpretan musicalmente...", resumen.
Bajo la dirección de Alejandro Garrido y con la participación del barítono portugués Frederico de Vasconcelos, el repertorio que PIO presenta en dos performances (hay una pieza que los músicos tocan tumbados) lo integran las obras: Madamina, il catalogo é questo, un aria para barítono de Mozart); Andante, de Stravinski; Deh vieni alla finestra, aria para barítono de Mozart; X14, de Alejandro Garrido, y Aprite un po’ quegli ochhi, aria para barítono de Mozart. 
La intervención en el Museo del Prado forma parte de las actividades de clausura del bicentenario de la pinacoteca nacional. Y la propuesta está organizada por el área socioeducativa de la Orquesta Sinfónica de Castilla y León, institución que puso en marcha en 2017 el proyecto PIO con músicos de España, Andorra y Portugal.
gala el próximo jueves. Al margen de esta actividad, la Escuela Profesional Ana Laguna tiene previsto otro evento importante el 19 de diciembre, con 2 pases de una gala con los profesores invitados del trimestre: Aleix Mané en Danza Clásica y Danae&Dionysios de Danza Contemporánea. 
En la gala, prevista para las 17:30 horas el primer pase y las 20:15 el segundo, actúan las alumnas y alumnos de 5º y 6º curso de ambas especialidades. En el espectáculo interpretarán dos piezas de Nacho Duato de L’Amoroso (revisadas por Aleix Mané) y War never came (La guerra nunca llegó) de Danae&Dionysios. La entrada es libre hasta completar aforo.