Aires de la Alhambra y alma de ebanista

I.M.L.
-

El artista arandino Diego Delas nos recibió en el taller de ebanistería de Muebles Ángel Pérez, donde ha dado forma a la obra que ahora es finalista del IV Certamen Cervezas Alhambra de Arte Emergente

Diego Delas (drcha.) ultima una de sus composiciones bajo la atenta mirada de Ángel Pérez. - Foto: DB

El 26 de febrero abrirá sus puertas la cita anual con el arte contemporáneo ARCO 2020 en Madrid y, en esta edición, habrá una representación arandina. El artista Diego Delas, de 36 años, arquitecto, licenciado en Bellas Artes y recién doctorado en Arte por la Universidad de Oxford, mostrará su obra Espejo (Castillo Rojo) como finalista del IV Premio Cervezas Alhambra de Arte Emergente. Su personal trabajo tomaba inspiración en el mágico escenario de la Alhambra y cobraba forma en el taller de Muebles Ángel Pérez, donde contaba con la inestimable ayuda de Pedro Izquierdo y Ángel Pérez como expertos ebanistas. 

Este certamen artístico para jóvenes creadores busca que trabajen con artesanos y Delas apostó por el conocimiento de este taller ebanista, que dejaba su saber hacer en trabajos como el artesonado del Humilladero de la capital ribereña o vallas de separación de las naves y confesionarios insonorizados para la catedral de Burgos.

La inspiración de su composición es clara y surgió de los paseos del autor por el palacio andalusí, concretamente en sus suelos. "Emulan esa peculiaridad de los suelos para acompañar al cuento, cada pieza tiene que ver con una serie de movimientos y cómo el cuerpo navega todas esas salas. Cuentan un cuento, pero cada uno debe descubrir el suyo", explica Delas, que creaba tres piezas para elegir la mejor para el certamen.

El proceso de materialización de la idea artística tomaba como base una versión de "una técnica que se sigue utilizando en Marruecos, a partir de despieces troceados de azulejos" pero en este caso trasladado a otro material. "Era muy importante que se utilizasen maderas que ya no se usan, que tuviesen ellos viejas, hay olmo, hay enebro, hay partes de roble, hay nogal, hay fresno y algunos tintes, todo colores primarios, como una especie de gran juguete", explica el autor.

Porque esta gran pieza "funciona como suelo pero también de pie y está hecha como un mosaico con una serie de geometrías y formas que vienen a formar como pequeñas anotaciones", según especifica su creador, que no quería dejar de lado la funcionalidad de las creaciones de la Alhambra. "Esto está relacionado con una serie de diagramas que utilizaban en la Edad Media para la memoria, para contar historias, aunque parecen juguetes, están inspirados en diagramas con esta función", recalca diego Delas.

En cuanto al proceso de creación material, el joven artista confiesa que "para mí trabajar con Ángel y su equipo ha sido un gustazo porque este tipo de saberes hoy en día están en desaparición". Porque el resultado final es fruto de "una colaboración total, tanto el tipo de uniones, los remates..., lo que se ve es una mezcla de lo que yo pretendía hacer y de las decisiones tomadas con Ángel, de igual a igual, ha sido colaboración, poniendo al mismo nivel la creación artística y la artesana".
Habrá que esperar al 27 de febrero para conocer la decisión del jurado para conocer si el representante arandino se lleva este premio, aunque el propio Diego Delas considera que este trabajo de creación ya ha sido un premio